28 de mayo de 2018

TODO TIEMPO


TODO TIEMPO
Por: Efraín López Morales

Olvidó AMLO a Toño Jaimes - Disputan el "efecto Peje" - Exhibe PRD poca fuerza - Inicia "Nayo" reforestación.

Estuvo a punto de no concretarse el momento tan vehementemente esperado por Antonio Salvador Jaimes Herrera, de que Andrés Manuel López Obrador le levantara la mano para presidente municipal de Iguala por la coalición Morena-PES, que incluso fue motivo de disputa con Mauricio González Razo, abanderado al mismo cargo pero por el PT, el mediodía del pasado Viernes. Al final de la primera parte de su discurso de 42 minutos en la Plaza de las Tres Garantías, en Iguala, “El Peje" dedicó un minuto y medio en pedir el voto para Félix Salgado Macedonio y Nestora Salgado García, candidatos al Senado, pero más en defender a la ex comandante de la Policía Comunitaria de Olinalá y a criticar a su impugnador el "corrupto" Meade, por tacharla de secuestradora. El candidato presidencial de Morena, mirando un papel en mano pasó a mencionar a Araceli Ocampo, candidata a diputada federal, a Antonio Helguera y Nancy Armenta, para diputados locales. Y cuando parecía le tocaba el turno a Toño Jaimes, por ser el último de los candidatos locales, López Obrador citó a Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, dirigente estatal de Morena, a César Núñez, representante de AMLO en Guerrero, y a Ariel Rodríguez, presidente del PES. "Está también el senador de Morelos, Rabindranath Salazar", dijo Andrés Manuel, seguido de una pausa, y otra vez Antonio Salvador Jaimes Herrera en máxima alerta, al pendiente de que se le llamara, pues ya no quedaba ninguno más. Pero "El Peje", luego de una más de sus muchas pausas, agregó: "me dio mucho gusto estar aquí con ustedes". Fue cuando se le acercó Araceli Ocampo y le comunicó algo al oído. Entonces AMLO volteó la mirada hacia el candidato presidencial de Iguala, y llamándolo por su nombre, le alzó la mano fugazmente desde el templete ante la gente que llenaba la explanada municipal, para enseguida repetir "me dio mucho gusto estar con ustedes". Fue una migaja, que seguramente le supo a gloria a Jaimes Herrera, pues de eso pedía su limosna que con tanto celo su gente impidió que González Razo le arrebatara parte de ese mendrugo.
El candidato a presidente de Iguala por el PT, Mauricio González Razo, tuvo fuerte altercado con la gente de Antonio Salvador Jaimes Herrera, porque le impedía el paso hacia el templete instalado en la Plaza de las Tres Garantías, donde poco después del mediodía del Viernes pasado recibirían al candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador. Cinco días previos se había publicado en la prensa críticas de Pablo Amílcar porque en Acapulco candidatos del PT y de otros partidos locales se "colgaban" de la imagen y prestigio de López Obrador para obtener simpatía popular por extensión, el "efecto Peje". Un día antes de la visita de Obrador a Iguala, el mismo dirigente estatal de Morena, de nuevo en la prensa, mencionó explícitamente que Mauricio González Razo nada tenía que ver con la recepción a López Obrador. Esos dos avisos debieron haber sido suficientes para calar en el entendimiento de González Razo de que ni siquiera debía presentarse a la fiesta política de Morena-PES, pues aunque en lo nacional hay coalición con el PT, en Guerrero no existe. Pero posterior a la discusión con la gente de Toño Jaimes sobre la Avenida Bandera Nacional, Razo con su pequeño grupo de seguidores se movieron hacia la calle Guerrero, parte trasera del templete, donde estuvieron gritando y exigiendo el acceso, que no fue concedido, por lo que permanecieron ahí hasta que pasó de retirada Andrés Manuel López Obrador, sin poder tomarse la foto que tanto deseaba con él. Si alguien insiste en entrar a la fuerza a una fiesta cuando expresamente existe una negativa del anfitrión, lo más decentemente que se le puede tildar es que es un inconsciente, o peor, un buscapleitos con insanas intenciones de dañar el evento, y mínimamente se gana la reprobación social.
Óscar Díaz Bello, Lázaro Mazón Alonso, Yesenia Galarza Castro y Silvia Romero Suárez, candidatos a alcalde, diputados local y federal así como al Senado por la coalición Todos por México, encabezaron el Sábado a unos 340 seguidores que en marcha proselitista partieron del monumento a la Patria Trigarante a las 18 horas, siguieron la Avenida Bandera Nacional hasta llegar media hora después a la céntrica calle Juárez, deteniéndose frente al Museo a la Bandera Nacional, donde realizaron pega de calcomanías con propaganda a los carros cuyos conductores así lo consentían. En todo el trayecto iba muy activo el grupo de porristas a bordo de una camioneta, motivando el recorrido con ruidos de matraca y tamboras, especialmente con expresiones como "se ve, se siente, Óscar presidente", "yo sí le voy, le voy a Óscar Díaz", "Óscar, Óscar, a ganar", entre otras frases que coreaban. Era difícil calcular el número de participantes porque marchaban en "bola", los organizadores intentaron formar 6 filas para caminar ordenadamente, sin éxito y prosiguieron "revueltos". Pero aunque hubieran sido 500, seguirían siendo apenas una tercera parte de la gente que reunió Díaz Bello en su arranque de campaña el 19 de este Mayo en conocido salón, lo cual haría pensar que en vez de crecer en sus posibilidades electorales, disminuye. Usualmente la finalidad de este tipo de eventos es para mostrar "el músculo", la fuerza político-electoral, y Óscar Díaz desde el principio se mostró timorato frente a sus competidores del PRI y Morena, quienes desafiantes y seguros de sí mismo arrancaron proselitismo en espacios abiertos, difíciles de llenar y donde se corre el riesgo de la dispersión y perder la atención de sus seguidores, lo cual no ocurre en un salón. Eso constituyó una estigma, una señal de debilidad e inseguridad electoral del candidato perredista, y cualquiera pensaría que él buscaría "sacarse la espina" en la primera oportunidad, pero en vez de eso, lo que exhibe es la decadencia, y en eso arrastra a Lázaro Mazón.
La mañana de ayer Domingo la gente de la organización Tierra y Libertad, encabezada por Bernardo Cayetano Hernández, inició la reforestación con más de 300 arbolitos de guamúchil y cedro rosa que plantaron a lo largo de la rivera del canal que corre desde la colonia Getzemaní hasta El Capire, sur de la ciudad de Iguala. Ante un centenar de colonos, Cayetano Hernández explicó que además de sembrar los arbolitos asumen el compromiso de cuidarlos y regarlos en tiempo de sequía. Abundó que es parte de las acciones que se deben hacer para conservar el medio ambiente, tan deteriorado por las acciones de la misma especie humana, produciendo el calentamiento global, con efectos de alta temperatura que se siente en nuestra ciudad. Anunció también que gestionarán la construcción de un corredor o pista de ciclismo desde ese mismo lugar de la colonia Getzemaní hasta el monumento a los Héroes de la Independencia, a la altura de la colonia 24 de Febrero, siempre por la ruta del mencionado canal, donde la gente podrá ejercitarse para mantenerse en las mejores condiciones de salud posible. "Nayo" estuvo acompañado por la mayoría de los directivos de la citada organización Tierra y Libertad, quienes le ayudaron a acarrear los arbolitos y los colonos participaron a plantarlos y regarlos. También mencionó que ante el Movimiento Nacional por la Esperanza están gestionando algunas obras como el drenaje para la colonia Génesis o un colector de la Genaro Vázquez. Todo ello para tener una vivienda digna, terminó diciendo. . . Saludos a todos.