26 de febrero de 2018

LECTURA POLÍTICA

Noé Mondragón Norato

La anarquía gana terreno
Pareciera un intercambio de mensajes siniestros. Porque no es casual que, a tan solo cuatro días de que fuera asesinada la precandidata del PRDa la diputación local por el distrito 25, Antonia Jaimes Moctezuma en el municipio de Chilapa, apareciera también ejecutada ayer domingo 25, la precandidata del PRI a la diputación local por ese mismo distrito, Dulce María Anayely Rebaja Pedro. Como si los grupos delictivos que se disputan ferozmente esa zona, estuvieran tomando posiciones y preferencias partidistas, antes de que arranquen formalmente las campañas electorales el próximo 30 de marzo. Y eso podría traducirse invariablemente, en el incremento sistemático de la violencia. Basta con tomar el pulso a tan oscuros y funestos escenarios.
CHILAPA ¿MENSAJES POLÍTICOS?- En el municipio de Chilapa, prevalece un clima político inusual, marcado por el entreveramiento del crimen organizado, con las campañas electorales. Basta con leer la secuencia de hechos: 1.- Las dos mujeres asesinadas recientemente, pertenecieron alPRD y al PRI. Ambas coincidieron en la búsqueda la diputación local por el distrito 25. Antonia Jaimes, militaba en la tribu perredista Movimiento Alternativa Social (MAS), liderada por el ex diputado local, Bernardo Ortega Jiménez, cuyos hermanos Celso y Jorge Iván, son a su vez, señalados de sembrar la violencia en el corredor Chilapa-Tixtla-Chilpancingo, a través de la organización criminal Los Ardillos. Junto con el grupo delictivoLos Jefes, mantienen asolada a dicha región. Y la priísta, Rebaja Pedro, venía de tomar protesta el sábado, como presidenta del Movimiento Territorial en Chilapa. Las preguntas son entonces, ineludibles: ¿Por qué asesinaron a ambas? ¿Acaso el segundo crimen de ayer domingo, fue la respuesta al primero de hace cinco días? ¿Qué sabían y qué ocultan al respecto, las cúpulas partidistas tanto del PRI como del PRD? ¿Por qué razón el gobierno estatal de Héctor Astudillo, no tomó las medidas cautelares tras la ejecución de la perredista? ¿Cuál es el nivel de penetración de las organizaciones delictivas en las campañas electorales, así como su relación y acuerdos inconfesables con muchos aspirantes a cargos de elección popular? ¿Estaremos los guerrerenses en la vía de institucionalizar con nuestro voto, los narcogobiernos2.- En el distrito local 25 de Chilapa, las cosas en el PRI ya están definidas a favor de la juarezcisnerista, Alicia Zamora Villalba, ex secretaria de Desarrollo Social. Y ahí jala poderosamente la atención un dato: tanto la perredista Antonia Jaimes, como la inmolada priísta Dulce María Anayely Rebaja, estaban fuera de esa pelea. En el PRD, ese distrito está reservado para la tribu Grupo Guerrero (GG) de David Jiménez Rumbo. No era para el MAS, de Bernardo Ortega. En el PRI, se había tomado protesta a Dulce María Anayely, como presidente del Movimiento Territorial en Chilapa. Era su premio de consolación por ceder el terreno a Zamora Villalba. Entonces ¿A quién o quiénes realmente se volvía incómoda y peligrosa su presencia si ya sus posibilidades de accesar a la candidatura por la diputación local se habían cerrado? ¿Es que acaso subyace de fondo, un siniestro mensaje de la delincuencia organizada, contra todos los candidatos, de todos los partidos políticos, para no realizar campaña electoral en ese municipio? ¿Cuál será el costo político para la actual administración estatal, el incremento de la violencia en Chilapa, que amenaza con recrudecerse ya no contra los ciudadanos comunes, sino contra los candidatos a cargos de elección popular? Lo único cierto es que la anarquía está ganando terreno. Por todos lados.

HOJEADAS DE PÁGINAS…Si el Waterloo de muchos aspirantes a cargos de elección popular –como la diputada federal, Beatriz Vélez, quien desea convertirse en alcaldesa de la capital-, podría medirse con la aprobación que hicieron en el pasado de medidas antipopulares como el gasolinazo; para el rector de la UAGro, Javier Saldaña Almazán, estará representado por su complacencia antilaboral con la federación tricolor,para aplicar el ISR a todos los trabajadores de esa institución. Y así, desde ya, comenzó a labrar su propio desprestigio político.