ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

5 de julio de 2017

LECTURA POLÍTICA

Noé Mondragón Norato

Temores políticos y ausencia de estrategia turística
Ya nadie lo recuerda. Sea porque el olvido opera contra la memoria colectiva. O bien, porque deliberadamente hay frenos oficiales para evocar el pasado político. Resistencias naturales para reconocer otras obras y proyectos. Quizás, se saluda con sombrero ajeno gracias al control de los presupuestos públicos. Esos que ensordecen y enceguecen a todos sus beneficiarios. Entonces, se echa tierra a los promotores políticos de antaño. Y es que, si se mira bien, en el actual gobierno priísta de Héctor Astudillo Flores, lo que abunda es la ausencia de creatividad, inteligencia y de talento. De muestra, dos perlas: el gobernador puso en marcha el 24 de junio de 2016, el sistema de transporte público conocido como Acabusen el puerto turístico guerrerense más visitado. Pero esa, fue una iniciativa del ex gobernador perredista, Ángel Aguirre Rivero. El punto es que nadie quiere recordarlo ya. Luego, el mandatario estatal, junto con el presidente Peña Nieto, inauguraron el pasado lunes el Macrotúnel, otra obra que también fue iniciada por Aguirre Rivero. Hoy, el gobernador Astudillo, la hizo suya. Se robó los derechos de autor. Y el único atractivo turístico que se reconoce a la gestión estatal actual, es la tirolesa más larga del mundo conocida como Xtasea, que fue puesta en marcha a fines de marzo pasado. De ahí resalta lo demás: 1.- Las inercias han dominado a las distintas administraciones estatales tricolores en materia de ideas, propuestas y estrategiasviables en materia de impulso al Turismo. Y a una del PRD. Lo anterior se relaciona indiscutiblemente, con los nombres de quienes han encabezado la Secretaría de Fomento Turístico. Uno destaca: el empresario Ernesto Rodríguez Escalona, quien ha fungido en el cargo en las tres últimas administraciones estatales: la encabezada por René Juárez Cisneros, la liderada por el neoperredista Zeferino Torreblanca Galindo y la del actual priísta, Héctor Astudillo Flores. La gestión de Rodríguez Escalona, se mide con una sola palabra: incompetencia. Los hechos sobre su desempeño son elocuentes. Están a la vista. Son deprimentes. Pero el gobernador Astudillo lo mantiene ahí por compromiso político, derivado del financiamiento a su campaña electoral por el gobierno estatal. No por eficacia probada como funcionario. Por eso se entiende la ausencia de iniciativas e ideas por parte de Rodríguez Escalona. Y el arrumbamiento del fomento al turismo en Guerrero. 2.- Hasta la fecha, no hay obra de alto impacto turístico en Acapulco, que se atribuya a la iniciativa y creatividad de la actual administración estatal. Desde luego, existe una amplia agenda que se puede explotar en materia de turismo. Pero hace falta que su principal promotor en este rubro, la descubra. Y la ponga a caminar. Sin embargo, resaltan otras conexiones y escenarios. Relacionados con rencores y animadversiones políticas, pues la comuna porteña está gobernada por el perredista, Evodio Velázquez Aguirre, un activo político opositor que le apuesta a la reelección en esa alcaldía. Y en consecuencia, está en camino de abollarle los optimistas pronósticos electorales al PRI y al gobernador Astudillo, en materia de recuperación de dicha comuna. De ahí derivan desaires, ausencia de cortesías políticas y ataques a la institucionalidad. El temor político es fundado.

HOJEADAS DE PÁGINAS…Como para confirmar la selectividad de sus rencores políticos, el mandatario estatal los aplicó esta vez, con el rector de la UAGro, Javier Saldaña Almazán. Porque cuando éste último pidió -por el clima de violencia e inseguridad-, la presencia del Ejército en el campus universitario de Chilpancingo y además, esclarecer 20 asesinatos de universitarios –en función de que solo dos se han resuelto-, el gobernador Astudillo le respondió lanzándole sendas auditorías a la UAGro, por parte de la AGE. Y de esa manera lo neutralizó. Qué tal.