ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

12 de junio de 2017

Pide Congreso operativos en Ceresos

Para evitar armas y equipos de comunicación en los internos

Chilpancingo, Gro., 11 de junio de 2017.- El Congreso del Estado exhortó al secretario de Seguridad Pública para que realice operativos en los Centros de Reinserción Social y verifique que los internos no posean celulares, dispositivos de telecomunicación satelital o armas, y en caso de existir, procesen a los responsables penal y administrativamente.
Dicho exhorto surge del hecho de que el sistema penitenciario mexicano atraviesa por un problema, esto a pesar de ya existir el nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, que señala que el Juez de Ejecución Penal deberá vigilar que se dé cumplimiento a la sentencia impuesta y se lleve a cabo la reinserción social, generando que los prisioneros realicen actividades productivas que les permitan, una vez concluida su condena, su reincorporación a la sociedad.
También es de suma importancia que dichos jueces alerten de manera oportuna sobre qué sentenciados generan peligrosidad en la sociedad carcelaria y desarticular prácticas ilegales al interior de las cárceles guerrerenses, para evitar sucesos como el ocurrido recientemente en el penal de Topo Chico, en la ciudad de Monterrey.
De ahí surge la importancia de realizar acciones que garanticen el cumplimiento del reglamento al interior de los centros penitenciarios de Guerrero, porque existe un serio problema de falta de supervisión en el personal de dichos reclusorios, que ha permitido que las cárceles sean un lugar de delincuentes activos que aun estando recluidos siguen operando el tráfico de drogas, portación de armas y la extorsión a la población mediante llamadas telefónicas.

Es por ello que el Congreso local exhorta a la Secretaría de Seguridad Pública para que implemente una permanente supervisión en todos y cada uno de los centros penitenciarios, imponiendo reglas que regulen las acciones tanto de los reclusos como del personal que está a cargo de su resguardo, y evitar así que esos centros se conviertan en verdaderas escuelas del crimen, acciones que van quedando en la impunidad.