ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

7 de junio de 2017

PATADAS BAJO LA MESA

Moisés Ocampo Román.

¡Lo que nos faltaba, una heroína! Ha llegado la Mujer Maravilla con su atuendo diminuto, con los colores de Estados Unidos. Ojalá actué pronto. Tenemos 80 hoyancos en toda la ciudad que representan un peligro para Iguala; tenemos a una Policía peor que la que tenía Abarca; a unos agentes de Tránsito tan perros que parecen “Doberman” ¡como nunca! No hay agua en muchos lugares y el director sigue pensando que las lluvias van a resolver todo. Es el rey de los pretextos. Una ciudad sucia, catalogada como la más sucia del país; el alumbrado público sin funcionar el 70 % y los semáforos que unos eran inteligentes se volvieron tontos, y los otros también sin funcionar. Y no hay pex, todo sigue igual, o peor.
Antes de la llegada de Gal Gadot a las pantallas de cine, debería darse una vuelta por Iguala para ayudarnos a reconstruir la ciudad, a impartir justicia ante los malos y poner orden y paz, ya que Astudillo no puede.
O de plano llamamos a los guardias de las galletas EMPERADOR para que avienten a los leones a los funcionarios mamones y corruptos.
¿De verdad se necesita un héroe? Se necesita alguien que aparte de haber nacido en Iguala, y haber estudiado en la misma ciudad; a alguien que quiera a Iguala, que no venga a administrar la crisis (frase del profesor Carlos Rueda), que sea resolutivo y que los cambios se vean, para que no nos platiquen en sus noticieros pagados.
Se habla del buen desempeño de Abarca. De los huevos que tuvo para someter a los líderes y a los trasportistas, de limpiar las calles, de tener a su hermano en chinga trabajando en parques y jardines para tener un panorama diferente, de limpieza, repito, y de orden. Decían que Javier era un capataz. Lo que pasa que los flojos se quejaban de eso, pero gracias a este personaje se tenía muy limpios todos los camellones y carreteras. Y no se diga el centro de la ciudad. En fin.

También Raúl Tovar tenía las entradas a la ciudad limpias. Ojalá la Mujer Maravilla nos “maraville ya”, pero NO en la pantalla de cine, sino en nuestra querida Cuna de la Bandera Nacional. ¡Auxilio! ¡Wonderrrrrr womannnnnn!!!!