ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

21 de junio de 2017

LECTURA POLÍTICA

Noé Mondragón Norato

Peña Nieto: jugar en la elección de Acapulco
La disputa política por Acapulco ya es vieja. Y uno de los puntales políticos a través del cual se explica el crecimiento del ex edil priísta de ese municipio, Manuel Añorve Baños, es justamente el sonorense, Manlio Fabio Beltrones Rivera. Es por eso que, el golpeteo político reciente contra el alcalde perredista, Evodio Velázquez Aguirre, adquiere plena significancia en la coyuntura de la cercanía electoral de julio de 2018. Y es previsible que arrecie. Habría que pulsar al respecto, algunos escenarios.
PEÑA: ¿CON AÑORVE O CON EVODIO?- Si se mira bien, la pelea por la alcaldía de Acapulco, va a reventar en varios frentes: 1.- El ex edil tricolor, Manuel Añorve, juega con dos escenarios políticos bajo la manga: o el grupo del presidente Peña Nieto,le cede a él, la candidatura al Senado de la república. O en su defecto, impone –con los apoyos políticos del gobernador Héctor Astudillo-, a su esposa, la diputada federal Julieta Fernández Márquez, como candidata del PRI a dicha alcaldía. El punto sin embargo, consistirá en qué tan altas son las probabilidades de que la recupere. O que la pierda. 2.- Añorve juega con al menos, cuatro piezas políticas: su esposa, el diputado federal Ricardo Taja, el dirigente municipal del PRI, Fermín Alvarado y hasta el ex magistrado del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Robespierre Robles Hurtado, quien apenas ayer envió a la sesión del Congreso local, su renuncia con carácter de irrevocable. Se entiende que es para perfilarse en esa contienda. Aunque no le alcanza. 3.- El grupo político del ex gobernador y actual funcionario de la Segob, René Juárez Cisneros, intentará enviar por segunda vez como candidato tricolor a la alcaldía, al galeno Marco Antonio Terán Porcayo. Pero fue Añorve quien propició de soslayo su derrota en la elección de junio de 2015, al impedir sospechosamente, que el PVEM formara alianza electoral con el PRI en el puerto. Juárez Cisneros, guardaría como carta emergente al desgastado e ineficaz secretario de Fomento Turístico, Ernesto Rodríguez Escalona. 4.- En su reciente visita al puerto de Acapulco el pasado 6 de marzo, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, reconoció que “la violencia va a la baja” en Acapulco. Y ayer martes el Comisionado Nacional de Seguridad Pública, Renato Salas Heredia, también admitió que han disminuido sensiblemente los homicidios en Acapulco, pero debe reconocerse que sigue la violencia en la entidad”. Si se lee bien, ambas posturas discursivas representan un espaldarazo político a la gestión del actual edil perredista, Evodio Velázquez Aguirre. Y un reproche abierto a la estatal de Héctor Astudillo, quien enfrentó el pasado lunes, el desaguisado de ver caer a cuatro agentes de la PGR, a manos del grupo delictivo Los Tequileros, en San Miguel Totolapan. 5.- Una hipotética reelección de Evodio Velázquez, le resulta mucho más benéfica al grupo de Peña Nieto, que el probable encumbramiento en la alcaldía porteña, de un personaje ligado al grupo político de Manlio Fabio Beltrones Rivera, uno de los adversarios internos más visibles y peligrosos para el actual presidente del país. Por eso y si se mira bien, mientras la Federación priísta reconoce el trabajo y ladisminución de la violencia en Acapulco, la mancuerna Añorve-Astudillo, hacen todo lo posible para atacar sistemáticamente al edil perredista. Pero en ese proyecto, no cuentan con el respaldo político presidencial.  

HOJEADAS DE PÁGINAS…Toda una batahola mediática provocó la revelación, en el sentido de que el gobierno federal de Peña Nieto, está utilizando el Programa de espionaje Pegasus, no para infiltrar y espiar a la delincuencia organizada, sino a los defensores de los Derechos Humanos y Periodistas. Lo cual justificaría los grados de violencia, impunidad y tráficos de la Ley y la justicia. El presidente hunde cada vez más, su endeble credibilidad.