ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

19 de junio de 2017

LECTURA POLÍTICA

Noé Mondragón Norato

¿Derrota o triunfo inducido en la capital?
El enésimo paro laboral en el ayuntamiento de Chilpancingo, se convirtió en realidad, en parámetro político para pulsar los escenarios del PRI en la coyuntura de la competida elección de julio de 2018. Los cuales por supuesto, aparecen demasiadocomplicados para el partido tricolor que se enfrenta por primera vez, a la amenaza latente de perder en las urnas, la capital del Estado. Estas son las algunas lecturas.
CAPITAL EN RIESGO. – Como es muy dado a seguir al pie de la letra, las lecciones de sus superiores políticos con disciplina y lealtad, el gobernador Héctor Astudillo Flores, podría aplicar aquí, la misma fórmula a la que se aferró el presidente Peña Nieto, en la pasada elección del Estado de México: no dejar caer en manos de la oposición el principal bastión político que ha conservado por años. De ahí se desprende lo demás: 1.- Como el gobernador priista del Estado de México, Eruviel Ávila; el edil de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, ha entregado muy malos resultados como autoridad. De hecho, perdió el control de la capital en materia de seguridad, servicios públicos y responsabilidad social. Y de hecho, el PRI perdió la elecciónen el Estado de México. De no ser por la intervención presidencial en la compra, alteración del voto y otras trampas electorales, el Estado de México, se hubiese perdido para ese partido. Eruviel lo sabe. Y sabe también, que está acabadopolíticamente. Marco Leyva, se evalúa en una situación similar. Sabe que, si el PRI lograra hipotéticamente, retener la capital en julio de 2018, quien intervendría para lograr ese triunfo forzado, inducido, amañado y comprado, sería el propio mandatario estatal. Y Marco Leyva, se quedará sin reelección, diputación local o federal. 2.- En la puja por la candidatura tricolor a la alcaldía de Chilpancingo, aparece el comodín político del gobernador. Se trata de su secretario particular, Marco César Armenta Adame, un personaje de quien trasciende, estaría esperando con ansia, ese favor político por parte de su jefe. De hecho, desde hace algunos meses comenzó a placearse en los medios de comunicación. Y hay un antecedente que fortalece ese proyecto de poder municipal: cuando Astudillo perdió por primera vez la elección de gobernador en febrero de 2005, tanto César Armenta como Armando Soto Díaz, fueron quienes lo apoyaron y se quedaron a levantarle la moral. Todos los demás huyeron. Por eso, si hay alguien a quien no puede dejar caer el mandatario estatal –al menos durante su periodo de gobierno-, es justamente a esta dupla de funcionarios. 3.- En problema político para el mandatario estatal es que, en aras de empujar y fortalecer a sus consentidos políticos, podría fracturar la endeble unidad de su partido. Porque en el horizonte político aparecen otros contendientes tricolores con cierta fuerza política, que aparecen formados en la fila de espera. Dos destacan: la diputada federal, Beatriz Vélez Núñez. Y el diputado local, Ricardo Moreno Arcos. Se entiende que, paradestensar dicho escenario, Astudillo optaría al final, por imponer como candidata a otra de sus recomendadas: la diputada local Beatriz Alarcón Adame, de pura cepa astudillista. Pero la amenaza de la derrota electoral del PRI en la capital es real. Y el gobernador lo sabe.

HOJEADAS DE PÁGINAS… El edil priista de Arcelia, Adolfo Torales Catalán, admitió que no puede transitar por la carretera al municipio de Teloloapan, por temor a ser detenido por la Policía Tecampanera. Y luego, pidió ser investigado por suspresumibles nexos con el grupo delictivo La Familia Michoacana. Pero la pregunta perturba: ¿No fue Torales Catalán, quienbloqueó en noviembre de 2016, el paso a la Policía Tecampanera hacia su municipio, cuando dicha policía comunitaria pretendía rescatar a tres herreros secuestrados en la comunidad de Totoltepec, y que días después aparecieron ejecutados? El edil está en el centro de la polémica.