ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

7 de junio de 2017

FORO POLITICO

Por: Salomón García Gálvez.

EDOMEX: GANÓ ALFREDO DEL MAZO.
¿Elección de Estado?
¿Ríos de dinero?
¿Se fortalece el Dinosaurio?
¿PRI, retendrá el poder en 2018?
TOLUCA (Estado de México).- Lo que vimos –y vivimos- el pasado domingo 4 en el Estado de México, fue uno de los procesos electorales más caros de la historia del país, para elegir gobernador; en este caso resultó triunfador el candidato del PRI, Alfredo del Mazo Maza, quien derrotó a la aspirante de Morena Delfina Gómez, a quien el mesiánico Andrés Manuel López Obrador le hizo toda su campaña.
La poderosa maquinaria electoral del PRI, impulsada por millones y millones de pesos hizo del proceso comicial de la entidad mexiquense una verdadera Elección de Estado.
Todos los responsables de las dependencias federales; todos los dirigentes priistas del país: diputados federales, alcaldes, legisladores federales, síndicos y hasta caciques de poca monta participaron en el proceso comicial como operadores políticos. La ley no se los impide.
Jamás el presidente de la República, Enrique Peña Nieto permitiría o se dejaba derrotar en su propio gallinero. El agravio sería enorme.
¿A poco el mandatario nacional iba llegar muy golpeado al 2018, cuando entregue la estafeta a su sucesor?... ¡Nunca lo permitiría!
El Grupo Atlacomulco volvió a resultar triunfante en la elección para gobernador del Estado de México, con su candidato Alfredo del Mazo, tercer miembro de la dinastía: el abuelo y el padre de éste, fueron gobernadores mexiquenses. La dinastía Del Mazo, vuelve a la palestra.
La jornada comicial que vivimos el pasado domingo en Toluca y el conurbado municipio de Metepec, fue inolvidable; una experiencia única en su género (electoral).
El Estado de México tiene una población que supera los 17 millones de habitantes; el padrón electoral es de más de ocho millones de electores.
Toluca, se asemeja a la capital de Uruguay, Montevideo. Es una gran urbe. Millones de personas, cientos de miles de vehículos, bastantes industrias, demasiado comercio, infinidad de universidades y decenas de miles de estudiantes y obreros. Se ve que hay mucho capital, mucho dinero e inversiones.
Hasta la tarde de ayer el Instituto Estatal Electoral del Estado de México confirmaba el triunfo de la coalición PRI-PVEM-Encuentro Social con un 33.72 por ciento, contra un 30.81 por ciento. El ganador es Alfredo del Mazo y perdía la candidata de Morena Delfina Gómez.
En tercer lugar iba el candidato del PRD, Juan Zepeda con un porcentaje del 17.79% mientras que la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota tenía un 11.29%. En quinto sitio quedó la candidata independiente Teresa Castell.
Lo que llamó poderosamente la atención es que durante la jornada electoral del pasado domingo 4 del actual, no se registraron actos de violencia.
Fue una jornada blanca, pese a la detención del chofer del mapache Ricardo Monreal, a quien le decomisaron más de veinte mil pesos que iba a destinar para comprar votos. También la supuesta detención de veinte vehículos con acarreados para cierto partido, y la supuesta desaparición de dos operadores de Morena. Fuera de esos eventos todo estuvo bien.
La atención a los periodistas acreditados tanto locales como foráneos y extranjeros, fue de lo mejor, por instrucción del presidente del IEEEM, Pedro Zamudio Godínez, y del gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas.
El triunfo del candidato priista Alfredo del Mazo se lo dieron los habitantes de la zona rural mexiquense; en las zonas urbanas la pelea entre priistas y morenistas fue cerradísima, sobre todo en áreas cercanas a la Ciudad de México.
A Alfredo Del Mazo Maza lo hicieron ganar los siguientes municipios: Lerma, Tenancingo, Tejupilco, Jilotepec, Ixtlahuaca, Zumpango, Amecameca, Acolman, Netzahualcóyotl, Los Reyes, Zinacantepec, Nicolás Romero, Tomatico, Ixtapan de la Sal, Malinalco, Chalma, etc, etc.
Alfredo Del Mazo Maza, será gobernador del Estado de México para un periodo de seis años; es decir del 2017 al 2023.
Y como se ve: el dinosaurio no está muerto; el PRI está vivo. Hay PRI para rato. ¿Qué pasará para el año 2018 cuando se lleve a cabo la sucesión presidencial?... Quien sabe… Punto…