ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

22 de mayo de 2017

LECTURA POLÍTICA

Noé Mondragón Norato

Escenarios de desastre para el PRI

Eel PRI, las cosas comienzan a tornarse preocupantes. Y no solo por el pésimo desempeño de las autoridades estatales en materia de combate al delito y la violencia, sino porque los actores políticos y la efeméride electoral los están constriñendo. Pero hay algo peor aún: la nula operación política del dirigente estatal tricolor, Heriberto Huicochea Vázquez, en el contexto de una eventual alianza partidista entre el Morena de López Obrador y el PRD. Lo cual equivaldría a la formación anticipada de ciertos escenarios de desastre para los tricolores. Sin contar con la movilidad y operación política de otros personajes. Estos son algunos.
ESCENARIOS DE LA DEBACLE TRICOLOR.- Por su condición de elección federal intermedia, la de julio de 2018 proyecta sin embargo, la configuración de los escenarios de la elección de gobernador de 2021. La movilidad de algunos actores podría ser determinante. Y se lee así: 1.- El grupo político del ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer, se quedó sin nada en el presente sexenio priísta de Héctor Astudillo Flores. Se entiende que, las añejas diferencias políticas irreconciliables de Rubén Figueroa Smutny –el hijo del ex gobernador defenestrado-, con el ex edil tricolor de Acapulco, Manuel Añorve Baños, y con el propio gobernador Astudillo, fueron la causa principal de este alejamiento. Esta visible exclusión tricolor del llamado “Tigre de Huitzuco”, se tradujo necesariamente en la conformación de un escenario adverso: la alianza política del propio Figueroa Smutny con el edil perredista de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre. Y pese a que el trabajo de gestión impulse a éste último hacia la reelección en esa comuna, el apoyo político del grupo Figueroa le estaría ensanchando esa posibilidad. Sin que el PRI de Astudillo y Añorve, puedan maniobrar estratégicamente a fin de revertir dicho escenario. 2.- Oficialmente, el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, está fuera del PRD. Pero tampoco anunció su retorno al PRI. Pero mandó el guiño y la señal de sus entendimientos tricolores, a través del senador Sofio Ramírez Hernández, quien renunció al PRD y anunció sus apoyos al proyecto político de Astudillo. Lo cual infiere dos cosas: o el grupo aguirrista se queda a jugar soterradamente, sus canicas con el PRI de Añorve y Astudillo. O inclina la balanza y decide en el último momento, generar sus apoyos políticos al PRD. Lo cual ayudaría a configurar los escenarios de desastre electoral tricolor. Porque ante el apoyo político de los dos viejos caciques guerrerenses al PRD, el PRI se desdibujaría. Esto, sumado al efecto López Obrador, sería suficiente para reditar el carro completo electoral opositor de las elecciones de 2006 y 2012. 3.- La dupla política Astudillo-Añorve, se van a servir con la cuchara grande en la designación priísta de candidatos. Lo anterior lejos de convertirse en fortaleza, podría derivar en debilidad. Porque la militancia tricolor inconforme con el agandalle político y electoral –sobre todo de Añorve-, optaría por renunciar de ese partido. O votar contra él. Y si a todo se suma, la indisposición gubernamental para atacar la violencia y combatir la impunidad, el PRI estaría acelerando la multiplicación de sus derrotas. Y si no, al tiempo.

HOJEADAS DE PÁGINAS…En diálogo amplio y fructífero, el diputado local perredista calentano, Isidro Duarte Cabrera, se reunió con la jerarquía católica y cristiana de aquella vapuleada región, con el fin de buscar alternativas viables orientadas ala reconstrucción de la paz y la seguridad, perdidas desde hace tiempo por la irrupción sangrienta y permanente de los grupos delictivos. Duarte pavimenta así, el camino político para la candidatura a la diputación federal perredista por el distrito 1. Porque las crisis de unos, se convierten en oportunidades para otros.