ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

23 de mayo de 2017

“El Cadete” se autonombró director

El gobernador Héctor Astudillo Flores admitió que “El Carrete” se autonombró director de la Policía Municipal en Zihuatanejo “y nadie se dio cuenta”. A la fecha, tampoco ha cumplido con la reparación del daño a periodistas agredidos en Tierra Caliente y omite hablar del tema.

De la Policía Municipal, y nadie se dio cuenta, admite Astudillo

*  El gobernador no ha cumplido a periodistas agredidos en TC

Jesús García/Bernardo Torres/API 

Chilpancingo, Gro. 22 de mayo de 2017.- Sobre la infiltración de la delincuencia organizada en la Policía Municipal de Zihuatanejo, el gobernador del Estado, Héctor Astudillo Flores, justificó que "un civil X", apodado "El Cadete", se autonombró director de la corporación, sin que su gobierno ni el federal lo hayan detectado. 
Tras el operativo conjunto entre las fuerzas estatales y el Ejército Mexicano, que diera pie a la detención de 62 agentes de la Policía Municipal de Zihuatanejo ante la presumible colusión con la delincuencia, el pasado 16 de mayo; el gobernador de Guerrero informó que “El Cadete” comenzó a introducir gente para operar como policías.
“Un ciudadano equis se ungió como director de la Policía; él mismo llegó, se introdujo y empezó a llevar a personas a que trabajaran como policías, crisis que duró durante aproximadamente 10 días, luego de darse la detención”, expuso, pero se negó a precisar a qué grupo delincuencial pertenecía. 
Refirió que la información obtenida fue vertida por parte “de quien tenía que venir”, sin otorgar mayor detalle.
Ocultando información, justificó: “yo también tengo que proteger a las fuentes, fue un asunto serio y responsable. La información tuvo de quien tenía que venir; se actuó en base de la información que se recibió de quien nos la tenía quedar”. 
“Lo que nosotros hicimos fue un operativo fundamentalmente para tres personas que estaban encabezando el asunto, y revisar en sí el contenido de la corporación. Eso es lo que se hizo”, expuso.
La incursión y las condiciones del operativo, dijo, “eran necesarias” ante la amenaza latente del crimen organizado, puesto que, “de otra manera hubiera sido imposible hacer la depuración internamente”.
En otro tema, Astudillo Flores puntualizó que en la región Tierra Caliente “está todo en orden”. Y mencionó que continúan vigentes los operativos encabezados por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Policía Federal y Estatal, para detener a los principales líderes de la Familia Michoacana y Los Tequileros; operativo que lleva una semana y no ha dado resultados.
Omite Astudillo caso de reporteros agredidos en Acapetlahuaya
En una conferencia de prensa en Casa Guerrero, el gobernador fue cuestionado sobre el nulo avance en las investigaciones de los dos reporteros asesinados y agredidos recientemente en Guerrero, pero omitió hablar de los siete periodistas asaltados en Acapetlahuaya.
En cuanto al anuncio que hizo el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, sobre mecanismos de protección a periodistas, adelantó que este lunes se encontraban reunidos en la Ciudad de México, los secretarios generales de Gobierno, delineando las estrategias, que en las próximas horas se darían a conocer.
Sobre los homicidios de los reporteros, Francisco Pacheco Beltrán y Cecilio Pineda Birto, consideró que se tienen que seguir las investigaciones, pero omitió informar sobre los avances o líneas de investigación que se hayan abierto para esclarecer los casos.
Nuevamente, Héctor Astudillo omitió abordar el tema de los siete periodistas que fueron agredidos y asaltados el sábado 13 de mayo, en el municipio de Acapetlahuaya, cuando regresaban de una cobertura en la Región de Tierra Caliente. (Agencia Periodística de Investigación).

Incumple Gobernador con reparación del
daño a reporteros asaltados en Guerrero 

Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro. 21 de Mayo del 2017.- Han pasado más de ocho días desde que un comando interceptó, amenazó y asaltó a cuatro reporteros de Chilpancingo, y tres provenientes de la Ciudad de México, a unos metros de un retén del Ejército Mexicano cuando regresaban de realizar una cobertura en la Región Tierra Caliente, en una carretera que esa misma noche, el gobernador Héctor Astudillo calificó como "transitable". Al momento, ningún apoyo han recibido por parte del gobierno de Guerrero, a pesar de que se les prometió la reparación del daño. 
El sábado 13 de mayo, los reporteros: Sergio Ocampo, Ángel Galeana, Jorge Martínez y Alejandro Ortiz, de Chilpancingo, así como Jair Cabrera, Hans Musielik y Pablo García, provenientes de la Ciudad de México, acudieron al municipio de Arcelia y Tlapehuala, para dar cobertura a la serie de bloqueos que ejecutaron miembros de la delincuencia organizada, según informaron autoridades estatales.
A su regreso, cerca del crucero del municipio de Acapetlahuaya, fueron interceptados por cerca de 100 hombres armados, que tenían un retén sobre la carretera Iguala- Altamirano; los despojaron de un vehículo y todas sus pertenencias, dinero en efectivo, relojes, cámaras de fotografía y video, computadoras y teléfonos celulares.
El Gobierno del Estado informó en un primer momento que tras enterarse del atraco a los periodistas, desplegaron un operativo de búsqueda, localización y protección, incluso se dijo que les habían proporcionado seguridad a su regreso a Chilpancingo, pero lo cierto es que regresaron por sus propios medios, sin ningún tipo de resguardo.
Pasadas las 21:00 horas de aquel día, los reporteros arribaron a las instalaciones de la Delegación 17 del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa, donde también llegaron después representantes de la Fiscalía General del Estado (FGE) y Procuraduría General de la República (PGR), con el fin de informarles los procesos legales que podrían interponer.
Por la desconfianza en el sistema de impartición de justicia y persecución del delito, sólo se interpusieron dos denuncias ente el Ministerio Público, por robo; el resto decidieron no darle seguimiento, por tratarse de un grupo de la delincuencia organizada que sigue operando en el estado con total impunidad.
Esa misma noche, estuvo en dichas oficinas el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG), Roberto Álvarez Heredia, quien estableció comunicación con el gobernador del Estado Héctor Astudillo Flores, quien ofreció su apoyo a las víctimas, pero se quedó en sólo un ofrecimiento.
A más de ocho días de ocurridos los hechos, ninguna autoridad o representantes del gobierno han tenido contacto con los reporteros agraviados, y mucho menos se ha recuperado el material que les fue robado, y tampoco se tienen ubicadas a las personas responsables del robo.
Con sus propios recursos, los colegas apenas y han podido adquirir un nuevo teléfono celular, rentado o prestado, pero en el caso de quienes perdieron su equipo fotográfico y de video, ni siquiera han podido regresar a laborar porque para adquirir el equipo tuvieron que trabajar muchos años, por el alto costo del mismo.
Sus empresas tampoco se han hecho responsables de recuperar el equipo que les fue robado, que en muchos casos están valuados en miles de pesos, con el que definitivamente no cuentan con nada para reiniciar sus labores. (Agencia Periodística de Investigación).