ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

15 de mayo de 2017

COMUNICADO DE API

Al pueblo de México 
A los organismos de Derechos Humanos nacionales e internacionales 
A los medios de comunicación
A los gobiernos del Estado y Federal

Agencia Periodística de Investigación (API), lamenta la agresión efectuada por miembros del crimen organizado tolerados por el Gobierno de Guerrero y Federal, contra siete periodistas de medios estatales, nacionales e internacionales, ocurrida la tarde del sábado en los límites de las regiones Tierra Caliente y Norte.
Exigimos al gobierno estatal y federal garantías para el libre ejercicio periodístico y a la libertad de expresión, pues en los últimos años se ha recrudecido la violencia a nuestro gremio periodístico. 
Decimos a los medios de comunicación y organismos defensores de derechos humanos, internacionales y nacionales, que en esta entidad no se puede transitar libremente y menos existen las condiciones para que los reporteros realicen su trabajo de forma libre.
El Gobierno del Estado ha implementado una estrategia para que reporteros hagan coberturas a modo, de acuerdo a la conveniencia del ejecutivo, llevando a los comunicadores en helicópteros e incluso en jet. Sin embargo, para los periodistas que se mueven por cuenta propia a las coberturas, el riesgo de muerte es demasiado alto. 
La tarde del sábado, siete periodistas fueron interceptados en la carretera federal Iguala-Altamirano, por más de cien hombres armados. Los despojaron de uno de los vehículos en los que viajaban, cámaras de video y fotografía, computadoras, celulares y demás equipo de trabajo, así como identificaciones.
Entre los comunicadores se encontraban Sergio Ocampo Arista de La Jornada Nacional; Ángel Misael Galeana de Grupo Imagen; Alejandro Ortiz de Bajo Palabra, Jorge Martínez Dionisio de Quadratín y Yair Cabrera, colaborador de La Jornada, además de dos internacionales.
Cabe destacar que los hombres armados se encontraban a dos kilómetros de distancia del retén militar ubicado en Acapetlahuaya, sin que esto hubiera evitado la violenta acción. 
Por estos hechos y los sucedidos en los últimos años contra comunicadores de la entidad, como los asesinatos de Cecilio Pineda Birto en Tierra Caliente y Francisco Pacheco Beltrán en Taxco, exigimos al gobierno del Estado encabezado por Héctor Astudillo Flores, y al Federal de Enrique Peña Nieto, brinden las garantías al ejercicio periodístico y a la libertad de expresión, de manera inmediata. 
Solicitamos también, medidas cautelares para los compañeros agredidos.