ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

5 de abril de 2017

Tribuna Pública

Tribuna Pública
Francisco Javier Copeño Castro

Aun y cuando el Alcalde de Pilcaya en la Zona Norte de nuestro Estado de Guerrero, Ellery Guadalupe Figueroa haya desmentido que el carro de más de cuatro millones de pesos, en esta caso un Aston Martin modelo Vanquish color China Grey 2017, en el que su conductor se accidentó y que traía un permiso provisional del municipio de Pilcaya, Gro., haya desmentido que  no es de su propiedad, en redes sociales fue duramente criticado por la presunción de que dicho automóvil era de su propiedad. Al grado tal, que muchos se le fueron duro y a la cabeza al manifestar que no era posible que dicho municipio de no más de 15 mil habitantes y que hace poco fuera declarado en quiebra, su Alcalde trajera un auto de dichas características. La verdad que la primera impresión de nos dio, fue en el sentido de que había algo que no encajaba en dicha información, porque un municipio de dichas características no maneja tanto recursos como para darse el lujo de andar comprando un carro así, aun tomando y haciendo las tranzas acostumbradas de los políticos de los recursos del municipio, a menos que proviniera de otro tipo de ingresos, lo que dio pie a ser duramente criticado. Hoy que ha dicho que el carro no es de su propiedad, porque no cuenta con los recursos para adquirir un carro así, debemos reflexionar que sacar conclusiones a priori es una cuestión de debate. Alguien difundió dicha información en medios de comunicación tal vez sin analizar o verificar si dicho permiso encontrado en dicho vehículo, era del Alcalde; lo cierto es que, se hizo tal vez de mala fe de quien hizo llegar la información a los medios de comunicación. En fin, ahora dice el alcalde que analiza la posibilidad de interponer una demanda por el daño moral causado en su persona en contra de quien resulte responsable, aunque desde nuestro muy personal punto de vista con la publicación aclaratoria que se difunda en los medios de comunicación y demuestre que en efecto no tiene nada que ver en la propiedad de dicho vehículo, es el primer paso para no seguir siendo tan duramente criticado, porque en serio, no vemos como podría ser posible que un Alcalde de un municipio como Pilcaya, pudiera traer un carro así.

En otro orden de ideas y pasándonos a otros temas, ahora sí que la acción realizada por el Director de Reglamentos, Fernando Gómez Ibarra para hacer respetar el horario de funcionamiento de los famosos OXXO´s ha sido calificada como acertada, él dice, que no pasa nada, sólo que se debe respetar el reglamento y quien quiera tener abierto horas extras deberá pagar lo que corresponde. Ojalá que hoy que quiere hacer espetar el reglamento, también haga lo mismo con el comercio informal que se ha adueñado de calles, banquetas y arroyo vehicular en diferentes lugares de nuestra ciudad, sobre todo en el andador comercial de la calle de Altamirano, desde el centro de la ciudad y hasta la tiendota frente al Mercado Municipal. También el Mercadito de la calle del Huerto, donde los comerciantes ahí apostados, ocupan más de dos metros de ambas aceras y los carros que pasan por ahí lo tienen que hacer a vuelta de rueda para no pasar a traer la mercancía exhibida de lo contrario se arma la trifulca.  Ocupar más de dos metros de espacio de frente hacía la calle, por tres o cuatro metros de largo, no es un espacio para un ambulante o comerciante informal, dichas personas con esas medidas, cuentan ya con un local comercial porque ocupan cuatro u ocho metros cuadrados para expender su mercancía, pero además es mercancía que se expende al interior del mercado municipal y con dicha acción le hacen un competencia desleal a los comerciantes establecidos y ellos a diferencia de los informales tienen que pagar varios impuestos y definitivamente los comerciantes de la calle del Huerto abusan del espacio y permiso que se les  ha dado. ¿A poco no? Y ya para finalizar en esta ocasión con nuestros comentarios de hoy, ahora resulta que nos comentan que la “destrucción” del “local comercial” del tal Anselmo Campuzano Reyes en el área irregular en la entrada al Triángulo del mercado, sobre el pasillo de los Técnicos en Reparación de Alhajas que representa Nicodemus Herrera Ordaz, y que se la atribuyen a personal de la administración del mercado e incluso a los del departamento jurídico del Ayuntamiento, pues que no fueron ni los unos ni los otros; nos dicen que hay testigos de que alguien pasó corriendo y pasó a traer la mesa que se coloca ahí para el expendio de pan y como dicha mesa está para llorar, porque ni siquiera nueva está, se cayó y así se quedó. Pero que no fue nada de lo que dijo el abogado Anselmo Campuzano Martínez. Insistimos, nos extraña el actuar del abogado, en serio, porque lo conocemos y sabemos que no es de los que se presta a simulaciones, a menos que les esté haciendo caso a personas abusivas que también buscan lo mismo que Anselmo Campuzano Reyes. Esperaremos y comentaremos. ¡Hasta la próxima y salud!