ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

27 de marzo de 2017

Tribuna Pública

Tribuna Pública
Francisco Javier Copeño Castro

Las próximas elecciones; todos son lo mismo... 


No cabe duda que las próximas elecciones traen a todos de cabeza, personajes de todos los partidos políticos andan haciendo su luchita y se reúnen aquí, allá y acullá, unos reafirmando sus quehaceres de siempre, porque ya conocen el teje y maneje de esos menesteres; otros, tejiendo alianzas con personajes que saben podrían ser aportadores de votos en las urnas aunque tengan pésimos antecedentes; otros más, prometiendo lo de siempre, el cambio verdadero, cuando en el fondo, la mayoría de los integrantes de todos los partidos políticos son basura de otros partidos que se refugian  en donde les dan lo que buscan porque en el que estaban ya no tenía cabida. A veces dan risa las declaraciones triunfalistas de gente que se le olvida las críticas que hacían en el pasado reciente. Otros, saben que aunque no los van a dejar llegar ni siquiera a la candidatura de su partido, tiene  que estar en la pelea para ver que les toca; saben que la máxima de los políticos es que vivir fuera del presupuesto público es vivir en el error y aunque sea de Síndico o Regidor de la pueden dar, e inclusive si no es al protagonista pues aunque sea para un familiar y asunto arreglado. Los partidos políticos han sido y seguirán siendo negocios familiares; quienes invierten tienen ganancias y quienes aspiran sin invertir solo se quedan como el chinito, nomás mirando. Y no me vengan con que Morena es harina de otro costal, pal caso es lo mismo quien es el dueño de ese partido, Andrés Manuel López Obrador es un gran maestro de la manipulación de eso no cabe duda, en un campesino que sabe labrar la tierra y con un poco de abono ha sacado grandes cosechas, porque la tierra es fértil y quienes se han encargado de hacerla fértil han sido los gobiernos mediocres que tenemos en todos los niveles. Cada sector de la sociedad hace lo propio, nadie piensa en lo colectivo y si se utiliza la frase todos queremos un  cambio, pues claro que diremos que sí; nadie quiere seguir estando sumidos en una crisis, pero eso no lo va a venir a solucionar ningún gobierno, debemos empezar por nosotros mismos. Somos nosotros quienes debemos empezar a cambiar nuestra forma de ser; los políticos están a la caza de obtener un cargo público porque saben que pertenecer a la burocracia es tener trabajo y ganar sin trabajar. Los mediocres siempre serán mediocres, seres frustrados que no consiguen lo que buscan, están a la caza de quien colgarse para sobrevivir puesto que no saben hacer otra cosa que vivir del erario público. Nunca presentan proyectos de trabajo, solo reciben órdenes y hacen a medias lo que les encomiendan, sin tener ningún tipo de responsabilidad, regularmente son familiares de políticos, amigos cercanos o compadres que pagan favores recibidos. Los partidos políticos están cortados por la misma tijera, todos juegan chueco, nadie práctica verdaderamente la democracia, todos buscan imponer su poder; en el PRI, las cosas aunque difíciles por las mismas circunstancias actuales, está herido y casi moribundo, pero no lo menosprecien, cuenta con un organigrama y una estructura poderosa que no tan fácil soltará el poder; el PRD, ese sí están un poco más que herido, porque otros partidos le han quitado a militantes porque tampoco practican la democracia a pesar de que se dicen de la Revolución Democrática, y es quien más daño político ha sufrido porque muchos de sus militantes hoy están con Morena, partido creado y manejado por el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador que curiosamente hoy cuenta con más experiencia política para manipular a las masas, se dice que está más cerca que nunca de llegar a la presidencia de México; hoy no dice que las encuestas están cuchareadas, hoy no dice que los medios de comunicación están comprados por su movimiento y por eso dan esas cifras. Por lo tanto, estamos ante la posibilidad de que el señor esta vez respete los resultados sean cuales fueren, gane o pierda. ¿A poco no? No debe olvidar que prácticamente todas las encuestas del mundo daban como ganadora a Hillary Clinton, candidata demócrata a la presidencia de los Estados Unidos de Norte América. ¿Qué pasó? Ganó Donald Trump, y hoy es el presidente del país más poderoso del mundo. ¿Y si la “mafia del poder” gana qué dirá López Obrador de una remota derrota? No pues está cabrón. Mejor esperemos y veremos qué pasa. ¡Hasta la próxima y salud!