ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

12 de enero de 2017

LECTURA POLÍTICA Por Noé Mondragón Norato

LECTURA POLÍTICA
Por Noé Mondragón Norato
Silencios y posturas contrarias a los guerrerenses
Los silencios pesan. Se tornan por momentos, densos y confusos. Envían mensajes de orfandad social. De que los guerrerenses estamos solos ante la espiral de violencia, inseguridad y aumento indiscriminado al precio de las gasolinas. De golpes sistematizados a los bolsillo populares. Pero también de impunidad. El escenario local se torna progresivamente dantesco, porque es previsible que las crisis sociales se agudicen conforme pasen los meses. Y entonces la autoridad estatal se atenga a una sola disyuntiva: o apuesta decidida con la mayoría de sus gobernados. O se suma firmemente a las políticas antipopulares del presidente Enrique Peña Nieto. Con los costos y facturas que está obligado a liquidar. Esos silencios convertidos en reiteradas sorderas, cansan a los ciudadanos. Los vuelven impotentes y cargados de furia ante los reiterados pisoteos a la justicia y a sus bolsillos. Pero es hasta hoy, lo único que ha hecho muy bien el gobernador priísta Héctor Astudillo Flores: enmudecer reiteradamente ante las crisis que le estallan en las manos. Una y otra vez desde el iniciosiniestro y doloroso del presente año. El recuento es infamante.
SILENCIOS OMINOSOS.- Hay varios eventos en los cuales el gobierno estatal ha decidido guardar silencio, pese a que los guerrerenses necesitan la intervención decidida y a su favor, del gobernador Héctor Astudillo. Pero sin que esto ocurra. Y se lee así: 1.- El inicio del año lo marcó una espiral de violencia: nueve muertos en la entidad, distribuidos en los municipios de Acapulco, Chilapa, Chilpancingo, Taxco y Huitzuco. Luego, en el puerto de Acapulco fueron asesinados seis comerciantes ambulantes el pasado 4 de enero. Ni la Fiscalía General del Estado (FGE) ni el gobierno estatal han logrado –como casi nunca lo hacen-, la captura de los responsables. Y para ya no embarrarla más, tanto el Fiscal Xavier Olea Peláez, como el propio mandatario estatal, Héctor Astudillo, optaron por guardar silencio. Hasta hoy, ese múltiple crimen fue enviado a la congeladora de la FGE. Y también el de los nueve ejecutados con que inició siniestramente, el 2017. 2.- El aumento al precio de las gasolinas implementado por el gobierno federal desde el pasado 1 de enero, desató las protestas ciudadanas en varias partes de la entidad. Pero sobre todo, en Acapulco, Chilpancingo y Zihuatanejo. El mandatario estatal se animó a salir de su silencio, pero solo para defender las medidas antipopulares de Peña Nieto: “El incremento en los precios de las gasolinas no debe ser el argumento para promover actos vandálicos y el Estado hará lo que esté a nuestro alcance, con la firme determinación para no permitirlo”. Y al día siguiente anunció un Plan de Austeridad en su gobierno. Pero no dijo cómo ni en qué plazos lo implementará. El domingo 8, el gobernador se contradijo. Asumió “no ver con beneplácito” el aumento a las gasolinas, pero calificó el hecho como “medidas históricamente fuertes que se dan, en un marco de responsabilidad de un gobierno que hizo los análisis correspondientes y tomó las medidas”. Es decir, acarició suave y pegó muy fuerteFue clara su postura en contra de los guerrerenses que con su voto, lo encumbraron como gobernante. 3.- El mismo domingo, se reportó el triple asesinato de la docente de la UAGro, Jeany Rosado Peña, su esposo Nicéforo Cabrera Rojas y el hijo menor de la pareja, Daniel Isaac Cabrera Rosado. Al aumento criminal al precio de las gasolinas y los guerrerenses movilizados por esa antipatriótica medida, se sumó una vez más el agudizamiento del clima de violencia e inseguridad. Y otra vez, tanto la FGE como el propio mandatario estatal guardaron silencio. Solo el vocero, Roberto Álvarez Heredia, salió a decir que era prioridad del gobierno estatal, la solución de este triple y condenable crimen. Pero es claro que los silencios y las posturas oficiales contrarios a los intereses de los guerrerenses, deflagran la actual administración estatal tricolor. Como Peña Nieto, el gobernador Héctor Astudillo, es víctima de sus desacertadas y nocivas decisiones.

HOJEADAS DE PÁGINAS…Por el gasolinazo, Peña Nieto y el PRI hicieron crecer la figura del propietario del Morena, Andrés Manuel López Obrador. Y con un escenario tan negativo para los tricolores: ¿Acaso logrará el peje en su tercera postulación como candidato, encaramarse en la presidencia del país para la elección de 2018? Y no solo el PRI, sino también el PAN y el PRD, se la están poniendo en bandeja de plata.