ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

11 de enero de 2017

LECTURA POLÍTICA Por Noé Mondragón Norato

LECTURA POLÍTICA
Noé Mondragón Norato

El gasolinazo electoral
Más allá de las inconformidades sociales que se multiplican por todo el país, los efectos del gasolinazo tendrán invariablemente, su punto de mayor ebullición política durante la próxima elección federal y local de julio de 2018. Hay puntos que es preciso abordar para entender esta inédita dinámica social, producto del hartazgo hacia instituciones, personajes y partidos políticos.
CANSANCIOS Y HARTAZGOS.- El ciudadano común ya se acostumbró nocivamente, al asunto de la inseguridad y los acuerdos inconfesables entre autoridades y grupos delictivos. Pero que el gobierno federal le pegara de lleno y por enésima ocasiónen su bolsillo, lo sacó de sus casillas. Y se mide así: 1.- A las devaluaciones constantes del peso frente al dólar, se sumó el golpe mortal del aumento al precio de la gasolina en un 20 por ciento. El presidente Peña Nieto, argumenta que lo anterior se basó en el aumento al precio de las gasolinas a nivel mundial. Pero en los Estados Unidos, el precio se ha mantenido inalterable, al grado de que el gobernador panista de Chihuahua, Javier Corral Jurado, ya evalúa comprarla en el vecino paíscon el objeto de atemperar las inconformidades sociales en su entidad. Lo curioso del asunto es que ningún gobernador priísta –incluido Héctor Astudillo, de Guerrero-, ha fijado una postura acorde con la circunstancia y en defensa de sus representados. Por el contrario, han cerrado filas con la medida visiblemente antipopular de su presidente del país. Y eso por supuesto, tendrá el correspondiente cobro de factura electoral en la elección de julio de 2018. 2.- Los diputados federales de Guerrero que votaron a favor de la Reforma Energética traducida con el aumento criminal a la gasolina, ya fueron literalmente, Besados por el Diablo. Y es muy poco probable que logren aterrizar en su próxima parada política. El teatro político y toda la tramoya ya se les cayó a las legisladoras priístas Beatriz Vélez Núñez, quien busca encaramarse como candidata a la alcaldía de Chilpancingo; Julieta Fernández Márquez, que busca lo propio en la alcaldía de Acapulco; Verónica Muñoz Parra, quien no le pierde la vista a la comuna de Chilapa; Silvia Rivera Carbajal, quien ya tiene en la mira una diputación local; Ricardo Taja Ramírez, un personaje que en dupla con Julieta Fernández, le apuestan a la alcaldía porteña; Salomón Majul González, otro que también aspira a llegar al Congreso local; el perredista y dueño de la tribu Grupo Guerrero (GG), David Jiménez Rumbo, quien con todo y sus bravuconadas mediáticas, ya tocó fondo político y no se ve cómo pueda remontar una ola que literalmente, lo ahogó; el petista Victoriano Wences Real, quien está en proceso de ser expulsado de ese partido por ese voto letal; y el torcido Arturo Álvarez Angli, del PVEM, quien al amparo de sus relaciones corruptas depoder, ha evolucionado a próspero empresario porteño. E intenta retornar al Congreso local. Todos ellos votaron a favor del gasolinazo. Y no pueden venir hoy a deslindarse y a llorar como plañideras. 3.- El PRI es el partido que tiene la autoría y creación de esta antipopular medida. Y así como en Iguala, la tragedia y desaparición de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, le sirvieron de soporte electoral para recuperar el gobierno estatal en la pasada elección de junio de 2015,asimismo el electorado guerrerense está llamado a generarle el consecuente voto de castigo en la elección de julio de 2018. Y aun más: la posibilidad de crear un estado de anarquía electoral. Porque el hartazgo y el cansancio social ya están rebasando la delgada línea de la cordura, el pacifismo y la civilidad. Y ni los partidos políticos, los personajes del poder y las instituciones, pueden con el caos.

HOJEADAS DE PÁGINAS…Pese al vendaval social que se cierne, el único diputado local perredista que ha fijado una postura clara frente al gasolinazo, es el calentano Isidro Duarte Cabrera. Los demás han guardado sospechoso silencio. Y han dejado que su dirigente estatal, Celestino Cesáreo Guzmán, de la cara ante los medios de comunicación, por todos ellos. Deprimente y triste espectáculo de esa izquierda torcida y neoliberalizada que se ufana de todo ello. Y se pavonea sin ningún pudor, por todo el Congreso local.