8 de mayo de 2018

Abrevando


José Antonio Lavín Reyna      

"La esperanza es el sueño del hombre despierto": Aristóteles.

Chairos

"Chairo: s y adj (ofensivo). Persona que defiende causas sociales y políticas en contra de las ideologías de la derecha, pero a la que se atribuye falta de compromiso verdadero con lo que dice defender; persona que se autosatisface con sus actitudes". Diccionario del Español de México, Colmex
Este sustantivo y adjetivo ofensivo tiene plena vigencia en las redes, Ricardo Alemán un periodista de extrema derecha, llamo el domingo en su cuenta de twitter a “los chairos” a matar a su ídolo (AMLO) como lo hicieron sus fans con John Lennon, Versace y Selena.
A ese grado está llegando el grado de denostación con el contendiente hacia  el cual no se tienen coincidencias. Todos los días vemos, escuchamos o leemos alguna discusión acalorada a razón del actual proceso electoral.
El problema dista mucho de ser exclusivo de nuestro país. Un estudio realizado por la Asociación Americana de Psicología arrojó que el 60% de los adultos norteamericanos sufren de estrés a consecuencia de la división política que existe entre la sociedad.
Resulta increíble que permitamos el proceso electoral nos afecte al grado de enemistarnos con otros y poner en riesgo nuestra salud. Resulta increíble que permitamos un puñado de políticos afecten nuestras vidas siendo que, con su ineficiente trabajo como servidores públicos, ya las perjudican bastante.
Por supuesto que es indispensable que gobiernen personas honestas, ése es un gran paso, pero la corrupción en México está más vinculada al carácter autoritario (o falto de democracia) del régimen político, desde que nace prácticamente hasta nuestro días. Nuestros gobiernos son entidades que no están diseñadas para rendir cuentas, que no tienen contrapesos (como podría ser el Congreso o los cabildos en los ayuntamientos), y que están permeadas por un poder vertical que viene del poder Ejecutivo.
La falta de exigencia por parte de la sociedad hacia los gobiernos o hacia cualquier autoridad, también conduce hacia la opacidad y hacia el uso discrecional de los recursos por parte de los funcionarios, una situación que se agrava a su vez por una debilidad del sistema legal, que muchas veces se vuelve cómplice de la corrupción.
Es decir, en las campañas se dicen cosas fáciles que los electores quieren oír y con lo que están molestos, pero hasta ahora en esta campaña nadie tiene una propuesta que vaya al fondo del problema de la corrupción en México.
En nuestro país, tanto los grandes empresarios como la clase política con poder de decisión, nunca se han conducido en base a un Código de Ética, si miramos bien, dicho Código debería ser parte de la conciencia social que deseamos se logre en nuestro país y, por supuesto en nuestro Estado y ciudad: el conducirnos y convivir en un ambiente de respeto, de cordialidad, de sana participación comunitaria, de eliminar prácticas poco transparentes y evitar que siga avanzando el cáncer de la corrupción, de la no rendición de cuentas de la impunidad y de la no transparencia, por eso como sociedad este primero de julio estimados lectores, tenemos la oportunidad de darle claridad a nuestro actuar, a impulsar la sana convivencia y a exigir el cese de la corrupción.
Algo Más…
Un estimado amigo me hizo el favor de hacerme llegar esta reflexión. Lógicamente, es una visión de gente con solvencia económica radicada en CDMX. Lógicamente, nunca votarían por la izquierda. Les comparto su visión:
Andrés Manuel López Obrador fue miembro del PRI durante casi 20 años. Públicamente ha aceptado el actual apoyo de René Bejarano, “el señor de las ligas”. Ha vivido toda su vida del sistema que critica y tiene su propio partido político.
Ricardo Anaya es conocido por traicionar a todos aquellos que le brindan su apoyo. Cuenta con una riqueza sumamente complicada de justificar y fue uno de los principales aliados del actual Presidente para concretar sus polémicas reformas.
José Antonio Meade es el candidato del partido más odiado en el país. En ninguna ocasión se ha atrevido a criticar al Presidente Peña Nieto y como funcionario forzosamente debió enterarse muy temprano sobre los desfalcos millonarios de muchos gobernadores.
Margarita Zavala negoció con el gobierno federal su candidatura independiente; y en una segunda versión del pacto Peña-Calderón, estará en la boleta únicamente como juego político para perjudicar a Ricardo Anaya, su ex compañero del PAN.
Jaime Rodríguez “El Bronco” es un verdadero delincuente electoral, un populista que dejó tirada la gubernatura de Nuevo León y que únicamente busca reflectores para poder negociar una buena rebanada del pastel.
Y cuestionan: ¿Por ellos estamos peleando? ¿Por ellos nos insultamos? ¿Por ellos nos estresamos? ¿Por ellos las redes sociales están inundadas de odio?
Sano es que nos informemos, analicemos, participemos y discutamos sobre el actual proceso electoral. Nadie niega la importancia de elegir a un nuevo Presidente de la República. Pero no logramos absolutamente nada con esta polarización.
Nuestros insultos, nuestra ceguera y nuestra ridícula visión cuasi religiosa hacia cualquier actor político, deja entrever que en realidad no estamos informados, no somos analíticos, no sabemos discutir y, peor aún, que quizá ni siquiera iremos a votar el día de la elección.
No somos chairos, ni derechairos, ni pejezombies, ni peñabots. Somos mexicanos. Y la única manera de sacar este país adelante es trabajando juntos. No dejemos que la clase política nos divida, ¿no nos damos cuenta? Eso es exactamente lo que quieren… y lo están logrando.  
Hasta aquí el mensaje de whatsAap. Estimado lector, tú tienes sin duda la mejor opinión.
CCCLXXXXIII.- Los ciudadanos debemos insistir que los candidatos a diputados locales aprueben la revocación del mandato por incumplir con la prestación de los servicios públicos municipales.
Que los candidatos a alcaldes se comprometan a: reducir el salario al cuerpo edilicio con un máximo de 10 salarios mínimos diarios; que desaparezca la partida de apoyo para gestoría social a cada regidor; se suspenda el apoyo para gasolina y pago de tiempo aire a celulares; que se reduzca a solo dos los asistentes de cada regidor y que su pago sea bajo el régimen de honorarios; transparentar la nómina con su publicación en los estrados de la tesorería municipal, y que los ahorros serán utilizados para el mantenimiento de carros recolectores y de los parques y jardines de todo el municipio.
Debemos decirle a la clase política: basta del derroche del dinero público.
Este día me entero de la muerte de un compañero de trabajo, el Dr. Joaquín Francisco Mejía Ortiz. Resignación a su esposa, hijos y demás familia.
Sabías que: Se necesitaría fumar aproximadamente 900 "porros" de marihuana para morir de una sobredosis.
Hasta la vista.


VISITE NUESTRO BLOG:  https://abrevando.blogspot.mx/