Abrevando


Abrevando
José Antonio Lavín Reyna

“Toda revolución es un éxito cuando los ricos esperan ganar más y los pobres sueñan con dejar de serlo”: Nietzsche.

La democracia en decadencia.

En nuestro país, la sociedad está harta del actual sistema de partidos que juegan a la democracia, dicho tema ha entrado en una crisis porque se volvió un negocio millonario. El monto dedicado a los partidos y coste de las elecciones, alcanzan cantidades fabulosas y en ¡un país pobre! ya no es un bien común. Jaime Rodríguez “El Bronco” candidato independiente señala que debe desaparecer o cambiar el financiamiento público a los partidos ya que se mantiene a una bola de zánganos, por ello, lo certero sería dinero por número de votos solo en época de elecciones, fuera de ellas ningún peso, que sobrevivan con las aportaciones de sus partidarios.
Pensadores e investigadores de la ciencia política señalan que la crisis de la política se debe a que los partidos y dirigentes ya no consiguen hacer visibles a los ciudadanos los temas y discursos que la sociedad demanda. En los momentos actuales, la democracia ya no requiere de la competencia política, sino que la que la competencia política requiere democracia.
Después de que los países en vías de desarrollo demandaban vivir en democracia, en la actualidad todo parece apuntar a que vivimos la democracia de los incompetentes. Probablemente estemos por llegar una etapa donde la ciudadanía es la que decide, pero no ha logrado controlar a la clase política por carecer de las capacidades necesarias para ello, lo que podría ser resultado de una falta de conocimiento político, por estar sobrecargados de trabajo o por ser incapaces de procesar la información o simplemente desinteresados.
Las sociedades con democracias ya maduras, también están experimentado  problemas, debido al hecho de que se necesitan actores que ella misma ha sido incapaz de producir. Una opinión pública que no entienda la política y que no sea capaz de juzgarla puede ser fácilmente manipulable o enviar señales equívocas al sistema político”.
En la época actual, la política es una cuestión de hechos y valores, de interés personal y de lealtad hacia los demás, de preocupación y competencia. Generalmente los hombres ven con mayor facilidad lo que desean ver, también lo es que para sobrevivir no pueden prescindir a menudo de la verdad. Cuando hay preocupación por la verdad, la política puede convertirse en una búsqueda de soluciones y de nuevos descubrimientos, de nuevas formas de trabajo y de decisión conjuntos de nuestro propio destino.
En nuestro país supuestamente existen instituciones en apariencia ajenas a los partidos, la realidad desnuda que todos los integrantes tienen una filiación de partido y nunca se despejan de ella, en la búsqueda de la democracia se destinan millones a una burocracia inoperante y mayúscula, con salarios fuera de la realidad, que en nada contribuyen a la democracia, ya que anteponen sus intereses de partido a la búsqueda de la verdad, nunca se dan cuenta de la violaciones a los topes de campaña, a la compra de votos en fin para ellos no existe desaseo en la contienda electoral, son esas instituciones las que tiran por la borda el juego democrático, su ceguera y opacidad son parte fundamental del descrito de los ciudadanos por participar en las elecciones.
Debido a ello, ante una autoridad que no tiene preocupación alguna por obtener pruebas del abuso en el juego político seguirá experimentando choque de opiniones, presiones al votante, uso de los recursos públicos por parte del partido en el poder, el rebase del tope al financiamiento autorizado en la propaganda y en algunos casos el uso de la fuerza de los poderes fácticos.
Por último, la preocupación fundamental por la verdad, por el conocimiento que pueda ser verificado y por políticas que funcionen, es lo que convierte el estudio de la política en una ciencia y a quienes lo practican en politólogos.
Algo Más…
En los países con régimen presidencialista, tener la Presidencia es todo, alfa y omega del poder,  imaginable por ello tantas agresiones y descalificaciones para hacerse de ella. Pese a existir el Congreso de la Unión, la máxima representación que puede brindar un retrato de la pluralidad de las diversas expresiones políticas, importa poco, puesto que ni la facultad que tiene de decidir soberanamente las leyes de ingresos federales y el presupuesto general del país, ha permitido tener una real división de los poderes, vaya ni siquiera el  Poder Judicial de la Federación, que tiene en su interior la Suprema Corte de Justicia que puede anular leyes completas; gubernaturas ha logrado su independencia. En los Estados de la Republica se replica la misma forma de gobierno, los congresos locales y los tribunales de justicia  que forman parte del constituyente viven bajo la dependencia del Ejecutivo; en los municipios no se cantan mal las rancheras. Existen otros órganos constitucionales autónomos tan importantes como el Banco de México, el INEGI, la CNDH, que tampoco logran focalizar la atención sobre las instituciones de la nación. Y qué decir de los compromisos internacionales de México.
En ese marco, la sociedad poco importa, se sigue pensando que el presidente de la República es el “jefe de las instituciones nacionales”, como decían los autoritarios del PRI en sus largos años de vacas gordas; la amnesia impide soslayar que simplemente es el presidente.
Este sistema de gobierno basado en tres poderes distintos pero uno solo prevaleciente,  hace que toda elección presidencial se presente como la posibilidad de suscitar un movimiento telúrico devastador. En ese sentido, no tenemos elecciones dentro de una normalidad democrática. Esto lo corrobora la historia, que subraya cómo el poder presidencial habido en México le ha hecho un grave daño a la Nación.
CDIV.- ¿Hasta cuándo se aplicará la Ley? ¿Cuánto tiempo y cuántas victimas más se necesitan para lograr que las familias puedan tener seguridad? ¿Cuántos de nosotros llegaremos a la urna y podremos visualizar el resultado de las elecciones? ¿Cuántos de nosotros llegaremos a ver a México jugar su famoso quinto partido?  Es una tristeza no tener la certeza de si es el destino o la falta de seguridad la que nos deja sin amigos o familiares.
17 días para terminar las campañas y como siempre los ciudadanos y nuestras necesidades poco les importamos. Se aprovechan de nuestras flaqueza que nos impiden exigirle a los candidatos se comprometan a reducir el gasto en sueldos y salarios al cuerpo edilicio. No más de 10 salarios mínimos diarios, firmado en papel en la plaza pública ante la sociedad, con las firmas de los probables regidores de su planilla; a desaparecer la partida de apoyo para gestoría social a cada regidor; a suspender el apoyo para gasolina y pago de tiempo aire a celulares; a reducir a solo dos los asistentes de cada regidor y que su pago sea bajo el régimen de honorarios; a transparentar la nómina con su publicación en los estrados de la tesorería municipal, y que los ahorros sean utilizados para el mantenimiento o arrendamiento de carros recolectores y de los parques y jardines de todo el municipio.
Sabías que: Corriendo hacia atrás quemamos el doble de calorías, mejoramos el equilibrio y nos recuperamos de varias lesiones comunes entre deportistas.
Hasta la vista.