ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

8 de mayo de 2017

PATADAS BAJO LA MESA.

Moisés Ocampo Román.
             HAPPY BIRTHAY PRD.
28 años de un partido, partido en pedazos. No supieron vivir y ahora andan sobreviviendo, al grado tal que traen un respirador portátil.
Ha sido la inútil vida de Pito Pérez perrediano. No pudieron consolidar un partido que nació fuerte y se fue desvaneciendo por sus propios errores. Pensaron que ser de izquierda era suficiente para salir adelante, y además fueron sumando gente inestable, corrupta y ratera. Y las incongruencias se sumaron en una verdadera resta que ahora está en la punta de la quebrada y sin salvavidas.
Las tribus del PRD se hicieron cotos de poder y de ahí surgen las grandes peleas, y los cambios hacia la perdición de ese partido político, al grado tal que ahora ni los Chuchos ni los ADN ni otros mantienen una hegemonía dentro del partido. Simplemente la división no dio dividendos y parece una pelea de perros, aunque apenas hace unos días en las exequias de Demetrio Saldívar, en donde asistieron las fuerzas vivas del perredismo guerrerense, y se veían juntos, en el mismo dolor, parecían hermanos sinceros, pero seguro estoy que saliendo de ese lugar las cosas seguirán igual. Y precisamente esas peleas estériles le han dado poder nuevamente al PRI, convirtiéndose el PRD, a sus 28 años, en un joven viejo, y además parecen una pierna del PRI después del malogrado PACTO POR MEXICO que no fue otra cosa que la repartición del botín por medio de nuevas reformas que vinieron a romper la economía y seguridad de los mexicanos, y como no hubo ningún fuerza política que se opusiera, sólo Morena, es pues quien lleva ventaja en las encuestas con AMLO adelante.
Por eso este cumpleaños fue gélido. No hubo fiesta, puesto que no hay nada qué festejar, cumplir años por cumplir.

Y ahora su única salvación es la alianza con MORENA. Bueno, con Andrés Manuel López Obrador. Claro, con sus reglas y condiciones, si no quieren desaparecer.