ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

30 de mayo de 2017

LECTURA POLÍTICA

Noé Mondragón Norato
Astudillo: depender del 4 de junio
En política los ciclos y los estilos de gobernar, traen aparejadas consecuencias. Si bien es cierto que para muchos adherentes voluntarios y acomedidos del actual gobernador priísta Héctor Astudillo Flores, el escenario optimista es de permanenciahasta concluir su sexenio, en la radiografía política se asoman los resultados y los reacomodos del poder tricolor, como variables importantes en la retención y la continuidad del mismo. Los escenarios al respecto, están demasiado expuestos.

SOMETERSE A UNA ELECCIÓN.- El próximo domingo, en la elección para renovar gobernador en el Estado de México, se decide en gran medida el gane también, en la presidencia del país. Por eso, la permanencia o no de Héctor Astudillo en el gobierno de la entidad, tendría necesariamente que asociarse, a dicho escenario. Los motivos están a la vista: 1.- Si el gobernador priísta del Estado de México, Eruviel Ávila –cuadro político del grupo Atlacomulco de Peña Nieto-, pierde la elección en la vecina entidad, estará necesariamente acabado como político tricolor. Y esta derrota impactará de algún modo, en otros gobiernos estatales tricolores que están hundidos en la ausencia de resultados y en los mares profundos de impunidad. Guerrero tiene asignado el nada honroso primer lugar nacional en homicidios violentos. 2.- El virtual candidato presidencial del Morena, Andrés Manuel López Obrador, ha ganado carro completo electoral en Guerrero, en las dos elecciones presidenciales en las que compitió –la de 2006 y la de 2012-, arropado por el PRD, PT y MC. Desde luego que, si las izquierdas se dividen y AMLO va solo con el PT, podrían ocurrir algunas variables. Pero el gobernador tricolor Héctor Astudillo, le abona con su atípico estilo de gobernar, a los escenarios de desastre electoral tricolor. Y en ese carril, AMLO estaría en la ruta de reditar los escenarios de 2006 y 2012. 3.- El gobernador Héctor Astudillo, es percibido en el primer círculo del presidente Peña Nieto, como una cuota de poder del grupo político del sonorense, Manlio Fabio Beltrones Rivera. Es por lo tanto, sacrificable en términos de rejuegos del poder tricolor. Y de ahí se parte lo demás: las candidaturas del PRI para diputados federales y por las dos posiciones al Senado, se decidirán en el plano federal. En ese sentido, es poco probable que el ex edil de Acapulco, Manuel Añorve Baños, entre a la disputa por el Senado. Para el grupo de Peña Nieto, sería como darle oxígeno político a uno de sus principales adversarios internos en la disputa presidencial de 2012. Por eso, Añorve le apostaría de lleno, a la eventualidad de un interinato en el gobierno estatal. Para mantener la cuota de poderhacia su grupo político liderado por Manlio Fabio Beltrones. 4.- Claudia Ruiz Salinas, es sobrina del ex presidente de México, Carlos Salinas de Gortari. Desde luego que el escenario electoral de 2018, no pinta nada atractivo para el PRI. Puede perder la presidencia del país. Y es evidente que Salinas va a resguardar los intereses de su grupo político, a través de su sobrina. Y ahí hay solo tres escenarios: la manda a la competencia electoral por el Senado en Guerrero –como en 2012-; empuja su designación como senadora plurinominal -en ambos casos, para dejarla perfilada como potencial candidata en la elección de gobernador de 2021-; o de plano, presiona para que Peña Nieto la designe como gobernadora interina de Guerrero, en un escenario de aguda crisis del poder gubernamental tricolor. Y de pérdida evidente de la gobernabilidad ciudadana. El escenario cuajaría en éste último sentido. Porque con un eventual gobierno opositor en la presidencia del país, el PRI tendría muchas dificultades para retener el poder estatal en la elección de 2021. Y a Claudia Ruiz Salinas, nadie le garantizaría el triunfo electoral. Un interinato de cuatro años le vendría más cómodo. Sin invertir en campaña y sin desgaste político. El 4 dejunio es la fecha de la que depende en realidad, la permanencia de Héctor Astudillo, en el gobierno de Guerrero. O su probable solicitud de licencia al cargo.