ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

28 de marzo de 2017

Tribuna Pública

Tribuna Pública
Francisco Javier Copeño Castro

Reglamentos y los comerciantes informales…

Vaya que la Dirección de Reglamentos que dirige el señor Fernando Gómez Ibarra, es sumamente complicada, pero no por eso se deben dejar de hacer cosas como el vigilar que los comerciantes informales no abusen del permiso que se les otorga para vender sus productos en las aceras de las calles del centro y de las inmediaciones del Mercado Municipal “Gral. Adrián Castrejón”, es común ver a toda clase de vendedores informales extenderse como la verdolaga con sus productos que expenden y claro que tienen derecho de trabajar para llevar el sustento a sus hogares, aquí lo malo es que le roban un gran espacio al peatón en las banquetas y a los vehículos en el arroyo vehicular, solapados por inspectores y agentes corruptos que desobedecen indicaciones de sus superiores. Aunado a lo anterior, comerciantes establecidos inconscientes, sacan su mercancía afuera de sus negocios obstruyendo gran parte de las banquetas o la misma calle con apartados utilizando sillas, bases metálicas entre otros objetos;  basta darse una vuelta por la calle de Altamirano para cerciorarse de lo que hablamos y a qué nos estamos refiriendo. En la esquina de Javier Mina y Altamirano, existe una pastelería y del lado de Mina siempre están apartando lugar en la calle colando artefactos metálicos para que no la ocupen; y en la otra esquina de enfrente es lo mismo, donde esta una mueblería también está otro informal que ocupa un gran espacio con la venta de chácharas. La esquina formada por las calles de Joaquín Baranda y Altamirano, está peor, ahí existe, vendedores en las cuatros esquinas, uno vende frutas y hasta ya tiene prácticamente un local, otro vende chácharas y otro más vende discos; pero un poco antes está un negocio de colchas y almohadas que tiene su mercancía en el techo arriba de la banqueta y a veces hay que pasar agachado, pero no conforme con ello también tiene apartada la calle con bancos de plástico y nadie la ha podido quitar. Y seguimos rumbo al mercado; en la esquina que forman las calles de Manuel Doblado y Altamirano, está una persona que ocupa fácil cuatro metros largo por dos de ancho y vende ropa y enfrente está otro que vende plástico, (manteles y bolsas) a su lado está un carretillero que se extiende a la ancho con su carretilla y así ocupa más espacio; y un poco más hacía la calle de Galeana sobre Manuel Doblado está una persona que ocupa un gran espacio con su mercancía, jaulas y demás artefactos; y de la mitad de la cuadra de la calle de Altamirano entre Manuel Doblado y Salazar, ni se diga; vendedores de todo tipo ocupan banquetas y arroyo vehicular que obstaculizan el libre tránsito de los peatones, carretilleros, taqueros, vendedores de chácharas, frutas, aguas frescas, ropa, entre otros productos; pero si eso es en ese lugar, desde Salazar y hasta prácticamente la Bodega Aurrera existe una gran variedad de vendedores que se apostan en las banquetas y que aparte de pagar lo que marca el boleto de reglamentos, se mochan con otra lana para que los inspectores no los molesten, “ya sabemos que debemos dejar en dinero que nos piden sobre la fruta, para que parezca que agarran una fruta, cuando en realidad agarran dinero que debemos darles para que nos dejen trabajar”, dijo un vendedor sobre la calle de Altamirano frente a la Tienda Milano. Pero donde verdaderamente no solamente abusan ocupando un espacio considerable, sino que ha habido broncas porque automovilistas pasan a vuelta de rueda y aun así les pasan atraer su mercancía y se arma la trifulca, es en la calle del Huerto, señor Fernando Gómez Ibarra, lo invitamos a que se dé una vuelta por dicha calle, para que vea las condiciones en qué está ocupada y que sus inspectores no les interesa ordenarlos y tener problemas, porque lo único que les interesa es cobrar lo de los recibos y su respectiva mochada a decir de los mismos vendedores. Ojalá que así como le pone empeño el señor Fernando Gómez Ibarra a la cuestión administrativa, también se dé un tiempo para verificar personalmente cómo están las cosas por esos rumbos y si ha dado indicaciones y no las obedecen que tome cartas en el asunto a la voz de ya, porque desgraciadamente el responsable de lo que suceda en dicha oficina es él y nadie más. Algo similar sucede en el Mercado Municipal “Gral. Adrián Castrejón”, donde nos dicen que algunos supervisores reciben dádivas para que no les digan nada a los informales a parte de los cobros que les hacen con el respectivo boleto, también dan su mochada para seguir en la anarquía total. Pero ese asunto merece una mención por separado, porque existe mucho material al respecto y está interesante lo que va saliendo, nada más con escarbarle tantito. ¡Hasta la próxima y salud!