ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

30 de marzo de 2017

FORO POLITICO

FORO POLITICO
Por: Salomón García Gálvez.

VIOLENCIA + INSEGURIDAD= INFIERNO.
A pesar de los buenos eventos de corte internacional que se llevan a cabo en Acapulco, el tema de la inseguridad con violencia extrema alcanza niveles de escándalo e involucra a sectores de la iniciativa privada, la iglesia católica y la Sedena.
La ley del lejano Oeste se cierne como una amenaza para Guerrero, donde comerciantes y ciudadanos comunes podrían armarse hasta los dientes para enfrentar a la delincuencia organizada y desorganizada, por las extorsiones, secuestros y hasta ejecuciones por parte de miembros del crimen.
Grave lo que declara el dirigente de la Coparmex, Adrián Alarcón Ríos, pero a la vez es un grito desesperante cuando clama que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) no ponga tantas trabas para autorizar que a miembros de la iniciativa privada se les permita portar armas para enfrentar a los delincuentes.
En Ecatepec, Estado de México, cientos de comerciantes de diversos giros han cerrado negocios porque ya no aguantan el pago de cuotas –por “derecho de piso”- que los delincuentes les imponen, de acuerdo con un reportaje en el noticiero estelar de Televisa de la periodista Denisse Merker. Esto mismo se replica en Guerrero.
Alarcón Ríos, admitió que varios comerciantes se arman de manera clandestina ante la presión de los delincuentes que los extorsionan, los plagian y hasta los ejecutan como ocurrió recientemente con el joven empresario Carlos Cruz Islas.
El líder de la Coparmex aseveró que los empresarios se cansado de exigirle a las autoridades que paren el flagelo de la inseguridad y a la Sedena que autorice la portación de armas de fuego.
Lo único que pueden utilizar los comerciantes son armas con balines de aire comprimido, mientras los delincuentes andan con pistolas y fusiles de alto poder. No existe comparación, y la ventaja es de los malosos.
El infierno que se vive no solo en Guerrero sino en diferentes partes del país, tiene consecuencias de catástrofe por la imparable espiral de violencia que inhibe las inversiones como ocurre en la capital del estado.
La Ley del Oeste pretendería acabar a la violencia mediante la violencia en Guerrero. Sería el caos, donde impera la ley del más fuerte, del que esté mejor armado. Qué triste y lamentable, pero es una alerta a tiempo para las autoridades competentes.
REDES SOCIALES, CONTRA OBISPO.
A partir de las fuertes declaraciones del Obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, “se ha llevado” las primeras planas en todos los medios, pero también le ha caído un alud de negativas críticas -a través de  redes sociales- donde lo acusan de abandonar a sus feligreses y sacerdotes, y de buscar a toda costa un súper lucro monetario ($) porque el prelado tiene fama de “dinerero”.
En una página por internet, denuncian que el Obispo Rangel Mendoza desde hace mucho tiempo se reúne con capos, y en la misma nota se adjunta una fotografía donde aparece ensotanado, celular en mano, acompañado por tres personas enfrente de un helicóptero que van abordar.
La misma nota consigna que el prelado hizo declaraciones contra funcionarios a quienes acusó de tener vínculos con la delincuencia, porque es uno de sus perversos planes para sacar raja económica (mucho dinero).
Al obispo Rangel Mendoza lo desmienten: No hay ningún sacerdote amenazado por la delincuencia, y que desde que llegó a Guerrero se ha dedicado a buscar a hombres del poder político y económico, empresarios, hacendados y narcos. ¡Qué tal!
También le señalan que el tiro “le salió por la culata”, y que es más conocido por su afán de protagonismo y espíritu dinerero; asimismo le reprochan que percibe veinte mil pesos mensuales, más otros emolumentos por servicios religiosos.
A través de las redes sociales critican muy negativamente al Obispo Rangel Mendoza, quien, pese a todo, logró un ranking más que muchos políticos de todos los partidos, quienes ya andan nerviosos y sufren de incredulidad ante el electorado… Punto.