ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

26 de enero de 2017

LECTURA POLÍTICA Por Noé Mondragón Norato

LECTURA POLÍTICA
Noé Mondragón Norato

Los asesinos de la gallina de los huevos de oro
Ahora buscan dar marcha atrás al gasolinazo. Fijan posturas radicales y contrarias al presidente priísta, Enrique Peña Nieto. Pero muy en el fondo, tanto el PRD y el PAN, saben que son corresponsables de la actual crisis social que se vive en todo el país y que ya provocó un aumento inflacionario de 1.51 por ciento, el mayor desde 1999, de acuerdo a datos del INEGI. Por eso, a la revelación presidencial en el sentido de que ya “se acabó con la gallina de los huevos de oro”, los ciudadanos estarían obligados a revirar con otra similar: “se acabó con los partidos políticos y los personajes corruptos del poder”.Porque fueron ellos quienes mataron a la gallina. El pulso es elocuente al respecto.
PAN Y PRD: CÓMPLICES.- Si la irritación social por el gasolinazo pondera en términos radicales, la renuncia de Peña Nieto a la presidencia del país, entonces también debería considerarse el castigo respectivo, para los dirigentes nacionales del PRD y PAN, que en su momento y con singular alharaca mediática, firmaron el Pacto por México en diciembre de 2012. También a las dirigencias locales de ambos partidos, senadores, diputados y gobernadores que con su silencio, lo avalaron. Hay que ir por partes: 1.- El ex dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano Grijalva –de la tribu los chuchos de Nueva Izquierda-, no solo aprobó el Pacto por México en diciembre de 2012, sino que recibió como premio a “tan insigne y plausible labor”, su pase como diputado federal plurinominal al Congreso de la Unión en la elección de junio de 2015. Zambrano pudo desde su condición de legislador federal, intervenir en tribuna desde hace dos años, a fin de replantear la Reforma Energética de Peña Nieto. Pero no lo hizo. Y con ello se volvió doble cómplice del actual sistema priísta: al apoyar el Pacto por México. Y al negarse posteriormente y como legislador federal, a promover la marcha atrás al gasolinazo, antes de que entrara en vigor.El mínimo castigo que está obligado a recibir, es la promoción del respectivo juicio político que lo expulse de su curul federal. Y también en definitiva, de la actividad política de la que se ha servido. Y dañado con sus complicidades, pactos y acuerdos en lo oscurito, a millones de mexicanos. Pero la actual dirigencia nacional del PRD, no dice nada al respecto. Se enfoca en el efecto, pero olvida convenencieramente, las causas. ¿O es que acaso la tribu los chuchos de NI pretenden ahora encumbrar a Zambrano como senador en 2018, para que siga dañando desde esa posición de poder a todos los mexicanos? 2.- Cuando el Pacto por México se cayó en 2014, el todavía dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero Muñoz, asumía como presidente del Consejo rector de dicho PactoFue sustituido en la dirigencia nacional panista en 2015, por Ricardo Anaya. Precavido e instalado en la misma sintonía del perredista Jesús Zambrano, aseguró su pase a la diputación federal plurinominal blanquiazul en junio de 2015. Y desde su curul, se ha mantenido muy calladito y con un bajo perfil frente al gasolinazoPero ha cometido también, doble traición hacia sus representados. Incluso, goza de la prerrogativa de no dar cuentas a nadie de sus actos personales como político. Madero Muñoz –a diferencia de su tío-abuelo, Francisco I. Madero-, entendió lademocracia al revés. Es decir, justo como la concibió el dictador Porfirio Díaz, natural adversario de su histórico familiar: debeneficios hacia un muy apretado círculo de poder. Y de miseria y abandono para las mayorías. Por eso, el juicio político también debe fincársele. Su necesaria y urgente jubilación como político del sistema corrupto de premios y castigos. Ambos personajes deben pagar por su notable participación en el asesinato de la gallina de los huevos de oro, cuyo personaje central de esta trama antipopular, es el presidente Peña Nieto.

HOJEADAS DE PÁGINAS…El gobernador Héctor Astudillo, admitió que pretende ahorrar 200 millones de pesos al año, derivado del recorte salarial a sus funcionarios. Pero la meta es alcanzar 350 millones de pesos. Y los aplicará al fortalecimiento del Transporte público; vivienda para los transportistas; el congelamiento del precio de la masa y la tortilla; y el apoyo a la pequeña y mediana empresa. ¿Así ayudará a todos los sectores sociales? Porque los beneficios mayoritarios como se ve, son para los transportistas.