ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

20 de enero de 2017

Abrevando Por José Antonio Lavín Reyna

Abrevando
José Antonio Lavín Reyna

Aquellos que renuncian a su libertad a cambio de seguridad, no merecen ni libertad ni seguridad”. Benjamín Franklin
El cuento de nunca acabar.
La columnista Olga Tuda, escribió lo siguiente: “Los niveles actuales de desigualdad económica extrema son asombrosos y su crecimiento ha llegado a un estado crítico. No hay forma de obviar el hecho de que los grandes ganadores en la economía global son las personas más ricas. Nuestro sistema económico se encuentra cada vez más sesgado a su favor”, - Ricardo Fuentes-Nieva, director ejecutivo de Oxfam México.
La riqueza se ha concentrado en unos cuantos y el infortunio de la pobreza aqueja al grueso de la población. México se sitúa como el país con una brecha extrema entre pobres y ricos. Esto genera una desigualdad que hace que todo lo que suceda se recrudezca e impacte a la población volviéndola más vulnerable.
“La relación entre el poder económico y el político crea un círculo vicioso que influye en la concentración de la riqueza en unos cuantos y provoca una crisis de desigualdad. Una economía al servicio del 1%. Muestra que 62 personas poseen la misma riqueza que los 3.6 mil millones de personas más pobres del planeta”. Informa Oxfam.
En fecha reciente, Peña Nieto sentenció que: “Se acabó la gallina de los huevos de oro”, refiriéndose a los pozos petroleros agotados. Pero se olvida que en el cuento, la gallina fue muerta por sus poseedores para sacarle todos los huevos que ellos suponían que tenía dentro, luego se dieron cuenta que la avaricia los cegó y vivieron para siempre en la pobreza. La gallina de los huevos de oro no se acabó, se la acabaron los malos manejos, los discursos políticos, los saqueos, el despilfarro y la corrupción.
El tremendo gasolinazo no corresponde al incremento de 4 pesos al salario mínimo, no se puede vivir con esa cantidad y no se trata de tener o no tener un carro. Se afecta con ello todo el entorno. Curiosamente, los supermercados hoy se encentran vacíos, se acabaron las largas filas, da miedo, un miedo profundo que cala y que augura hambre, desnutrición y todas sus consecuencias. No tener dinero para comprar comida, es el principio de muchas desventuras.
Pregunté a los cajeros (que eran mucho menos que de costumbre), qué estaba pasando y respondieron que las ventas eran la mitad de lo que se vendía normalmente en días pasados.
El presidente Peña Nieto afirmó también que: “En materia de educación prácticamente hubiésemos tenido que cerrar buena parte de las escuelas del país, prácticamente 200 mil millones de pesos, representa casi la mitad de la nómina que se paga a maestras y maestros de nivel preescolar, de nivel primaria y secundaria”.
Pero no habló de lo que se le paga a los miembros de las Cámaras, ni del gasto imprudente y exagerado, que pagamos con los múltiples impuestos a que somos acreedores. Tampoco habló de los bonos extraordinarios que se aprueban ellos mismos.
Así está México y los mexicanos, pero esto no es de ahora. Ya lo decía en 1966 Cantinflas en la película “Su Excelencia”: “... y yo me pregunto: ¿para qué queremos automóviles si todavía andamos descalzos?, ¿para qué queremos refrigeradores si no tenemos alimentos que meter dentro de ellos?, ¿para qué queremos tanques y armamentos si no tenemos suficientes escuelas para nuestros hijos?”
“Ayúdennos pagando un precio más justo, más equitativo… dejen ya de tratarnos como simples peones de ajedrez en el tablero de la política internacional. Reconózcannos como lo que somos, no solamente como clientes o como ratones de laboratorio, sino como seres humanos que sentimos, que sufrimos, que lloramos”.
Y concluye: “Si no fuéramos tan ciegos, tan obcecados, tan orgullosos, si tan sólo rigiéramos nuestras vidas por las sublimes palabras que hace dos mil años dijo aquel humilde carpintero de Galilea, sencillo, descalzo, sin frac ni condecoraciones: “Amaos... amaos los unos a los otros”, pero desgraciadamente ustedes entendieron mal, confundieron los términos, ¿y qué es lo que han hecho?, ¿qué es lo que hacen?: “Armaos los unos contra los otros”.
Estimado lector,  Usted como siempre tiene una mejor opinión, quizás coincida con la opinión de la columnista Tuda, como es mi caso,
Algo Más…
Como si no bastara con las consecuencias esperadas por el aumento del IEPS a la gasolina, en nuestra ciudad se reflejó en el alza de precios de varios productos y servicios que de alguna manera dependen del transporte.  Un caso muy comentado en nuestra ciudad fue el de la tarifa del transporte público federal. Si queremos viajar a cualquier destino, el monopolio de ADO, propietario de Estrella Blanca y Estrella de Oro, fija los precios a su libre albedrío, sin que intervenga autoridad alguna.
Regresó la banda del diezmo. Si, esa que con Raúl Tovar Tavera acompañaba a los distintos proveedores de la administración priista a las instituciones bancarias a recibir el porcentaje del 10% al 20% por obra ejecutada o por proveer bienes y servicios. Ellos están de regreso, aunque los roles cambiaron. Ahora uno es el jefe y los otros los comisionados. Vaya, así se trabaja en las administraciones emanadas del PRI. Es de suponer que, también, como tienen el  Know-how de cómo obtener la mayor ganancia personal en la Feria a la Bandera –sin duda ellos serán los únicos proveedores de cerveza y refresco- embolsándose las comisiones por caja vendida, que llegarán directo a sus bolsillos. Por eso, no se piden puestos, sino que los pongan donde hay y ya con tres años de experiencia, imagínense ustedes.
Saben muy bien que nadie se atreverá a denunciarlos. Por eso, están presionando porque las empresas constructoras de sus cuates realicen los cientos de metros de cambio de tubería en calles del centro de la ciudad, para ello utilizan a Ulises Pérez en la presión mediática sobre la constructora actual, también la asfixian al no darle un solo peso, pese a estar ya en las arcas de la Tesorería Municipal. De esta manera, la empresa tirará el arca y llegarán las de los cuatro mosqueteros que estuvieron con TOVAR.
No se diga del nuevo de Reglamentos. Nada hace para quitar los ambulantes frente a la ESPI, la banqueta exterior del atrio parroquial, los banqueteros de Galena y Altamirano, la invasión de las banquetas por parte de la Nissan y de los bares de la calle de Aldama y manda a sus auxiliares a dar órdenes, a otras calles no. Por ejemplo, en Aldama esquina Negrete y González Ortega la banqueta está ocupada por un taller mecánico y un vendedor de picadas. Ahí nada se hace. Sólo en Guerrero y Bandera.
CCXLXXV.-El gobierno requiere recursos como todos los reinados de todo el mundo a través de los tiempos. Todos los reinos o presidentes de aquí y más allá usan como último recurso la carga de impuestos y en la mayoría de sus administraciones, para mantener la corrupción, y los gastos inevitables; en beneficio de la población como en mantenimiento de sus cortes. En México, sus políticos, con la enorme carga de sus salarios y la corrupción.

Vuelvo a insistir, tan pronto se retiró la Policía Federal, se incrementaron los hechos delictivos, asaltos a cuenta habientes, a casas habitación, robo de motocicletas y autos y dice nuestro presidente que todo es bonito, bello y seguro en Iguala. Usted lo cree?